El debate sobre si el ejercicio aeróbico o el ejercicio de resistencia es el mejor ha sido, y sigue siendo, desarrollado en innumerables estudios. En otro más, un artículo en el Journal of Pediatrics evalúa el impacto diferente de las intervenciones aeróbicas, de resistencia o de ejercicios combinados en adolescentes sedentarios con sobrepeso u obesidad.

Durante seis meses, 118 adolescentes fueron asignados al azar en uno de los tres grupos que corrían tres veces por semana durante una hora.
Los resultados encontraron que la adiposidad total, la grasa entre los músculos y la grasa hepática disminuyeron, y la sensibilidad a la insulina aumentó en los tres grupos. El aumento de la sensibilidad a la insulina y la disminución de la grasa hepática fueron mayores en los grupos combinados y aeróbicos que en el grupo de resistencia. La caída en la adiposidad total y muscular fue similar entre los tres grupos. Estos hallazgos se alinean con las pautas de actividad física, que recomiendan ejercicios aeróbicos y de resistencia.