Según una investigación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los niveles de actividad física de los países es insuficiente, y se muestra una preocupante tendencia descendente.

La falta de actividad física es un factor determinante en la aparición de enfermedades no contagiosas, además de afectar negativamente a la salud mental y reducir la calidad de vida.

Esta investigación se basa en un total de 358 estudios, con 1’9 millones de personas encuestadas de 168 países.

En 2016, un 25% de la población no tenía una actividad física diaria suficiente. Entre 2001 y 2016, los niveles de actividad física apenas han cambiado. La falta de ejercicio pone en riesgo a 1 de cada 4 personas.

Salvo en regiones del este y sureste de Asia, las mujeres son hasta un 10 % menos activas que los hombres. Las zonas donde las mujeres son menos (más del 40% de la población) activas son América Latina, sur de Asia y un fuerte incremento en los países Occidentales. Las zonas con mayor inactividad en hombres (en torno al 20%) son Oceanía, este y sudeste Asiático y África subsahariana.

De estos datos se desprende que los hombres siguen siendo más activos que las mujeres, en general. La concienciación sobre la importancia del deporte a ha calado entre los hombres de países desarrollados. Sin embargo, entre las mujeres es necesaria una mayor incisión en la relevancia que tiene el deporte en su salud. Por otro lado, es necesaria una mayor evangelización sobre los beneficios del deporte entre los países menos desarrollados.

Fuente: https://gymfactory.net/

Anuncios