Son muchos los nutricionistas y médicos que aconsejan reducir o hasta incluso eliminar el consumo de azúcar de nuestra dieta, sustituyéndola por otras opciones que como endulzantes tienden a ser más naturales y recomendadas, y reduciendo al máximo el consumo de productos de bollería y alimentos dulces. Pero como también manifiestan muchos expertos, lo cierto es que no solo tenemos que reducir el consumo de azúcar en nuestro día a día (por ejemplo, las cucharadas de azúcar blanco que añadimos habitualmente a nuestra taza de café o de té por las mañanas), sino que debemos fijarnos en los alimentos procesados que comemos cada día.

El motivo es más que claro: existen muchos productos procesados que contienen azúcar como ingrediente en su composición y en realidad pensamos que esto no es del todo así por el mero hecho de ser alimentos salados. Un ejemplo lo encontramos en los pepinillos en vinagre, en las salchichas o hasta incluso en las rebanadas de pan de molde integral. Es decir, tendemos a pensar que solo los alimentos dulces contienen azúcar cuando en realidad es un completo error.

En cualquier caso, no hay duda que desde hace años estamos sufriendo una auténtica epidemia respecto al consumo de azúcar y al aumento de la incidencia de obesidad y diabetes, en muchos casos de forma alarmante porque está creciendo peligrosamente la incidencia tanto de obesidad infantil como de diabetes infantil.

 

A Favor y en contra

Hay azúcares simples, saludables, ricas en fructosa como las verduras y las frutas, “estos son los alimentos que sirven para nutrir al sistema nervioso central, a los músculos y al cerebro”, puntualiza Crocco. Para endulzar la vida, ella aconseja usar edulcorantes. “Hay personas que piensan que el azúcar sin refinar es más sana ya que contiene los minerales que el azúcar refinada no contiene, pero ambas son adictivas como una droga y provocan que el cuerpo almacene grasa”.

Si bien los detractores del azúcar alzan su voz cada vez más alto, hay quienes opinan que demonizarla no es la solución. Se plantea que el azúcar tiene valor calórico pero no nutre. “Se la contraindica a un obeso, a un diabético, a un hipertenso. Consumir azúcar no es obligatorio, pero tiene sus ventajas: es energética y da un inmediato bienestar. Si una persona está decaída porque le baja el azúcar en sangre y come un caramelo se va a poner bien enseguida. Aumenta el rendimiento de manera inmediata tanto de un deportista como de una persona que tiene que estudiar o trabajar. Para esa persona en ese determinado momento, el azúcar es necesaria y hasta imprescindible”, explica el Dr. Raúl Murray, vicepresidente de la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN).

Es cierto que las enfermedades no transmisibles están creciendo a ritmos alarmantes, pero no es cuestión de echarle la culpa sólo a este polvito. “Los cambios en los estilos de vida favorecieron el paso del consumo de alimentos preparados en casa a opciones más procesadas y listas para comer que a su vez aumentaron la ingesta de productos con sal, azúcar y grasas. No se trata de una mayor cantidad de azúcar en los productos, sino de una mayor oferta, variedad disponible y consumo de alimentos procesados y ultraprocesados”, dice Laspiur.

Los especialistas advierten que comer productos hipergrasos, fritos, grasas saturadas, sumado a una infancia sedentaria frente a la computadora es una combinación peligrosa con un futuro repleto de problemas de salud como riesgo de sufrir dificultades respiratorias, hipertensión y resistencia a la insulina, entre otros.

Mediante campañas en los entornos laborales, escolares y universitarios, el Ministerio de Salud promueve incrementar el consumo de frutas y verduras a cinco porciones diarias, instan a que las instituciones ofrezcan alimentos saludables y que los niños reduzcan la ingesta diaria de bebidas azucaradas. Aunque, por supuesto, la educación nutricional comienza en casa.

en equilibrio

 

Una cucharada de azúcar en el café son 20 calorías. Si una persona con problemas de obesidad no tolera el café sin azúcar, pero toma tres por día y le pone una cucharada a cada uno, consume en total 60 calorías diarias de ese producto y no va a bajar de peso por suprimirla.

Una cosa es bajar el consumo de azúcar, otra cosa es eliminarla. Más que quitarle sabor a la ingesta diaria, se recomienda la moderación: la reducción tiene que ser puntual. Comer un postre o ponerle azúcar al té no está mal, el tema es comer una porción, no la torta entera. Hay que ver las cosas en función de las cantidades y de las formas, y esto va para todo tipo de alimentos. No está ni bien ni mal el consumo de un producto siempre y siempre que sea en su justa medida.

Si en algo coinciden todos y cada uno de los profesionales consultados sobre este tema es que la calidad de vida se mantiene con una dieta sana, equilibrada y con ejercicio físico.

En la variedad está el gusto

Azúcar blanca: proviene de la caña de azúcar (la más común en nuestro país) o de la remolacha. Totalmente refinada, atraviesa un proceso de lavados, cocción, trituración, filtración, evaporación y centrifugación. En el camino perdió todos sus minerales y vitaminas.

Azúcar rubia: parcialmente refinada, le queda en el proceso un poco de melaza y se parece a la negra.

Azúcar negra o morena: está semirefinada, tiene un cinco por ciento de sales minerales y materias orgánicas. Tiene un aspecto mojado. Si no lo tiene, es azúcar blanca coloreada o con melaza añadida.

Impalpable o azúcar glas: se utiliza para repostería. Después de un proceso de molienda queda muy fina y se le agrega una pequeña cantidad de almidón para que no forme grumos.

Orgánica: no se utilizan pesticidas o fertilizantes sintéticos en sus cultivos.

Azúcar mascabo o moscabada: para elaborarla se extrae el jugo de caña de azúcar, se lo cocina a fuego lento hasta que llegue a punto caramelo y luego se lo muele. Mantiene sus vitaminas, fibras y minerales naturales. Tiene una textura pegajosa, es marrón oscuro y se consigue en dietéticas. Aporta las mismas calorías que el azúcar blanca y tampoco es apta para diabéticos.

Melaza o miel de caña: residuo del refinado de azúcar, tiene un aspecto similar a la miel y un sabor muy intenso..

Consecuencias del consumo de azúcar

Además de desequilibrar la homeostasis del cuerpo, el exceso de azúcar puede acarrear otras consecuencias de importancia. La siguiente lista incluye algunos de los efectos metabólicos del azúcar recogidos de diferentes revistas médicas y otras publicaciones científicas.

1. El azúcar puede inhibir el sistema inmunológico y debilitar las defensas contra las enfermedades infecciosas.

2. El azúcar destruye el equilibrio de los minerales en el cuerpo: provoca deficiencias de cobre y de cromo, e interfiere con la absorción de calcio y de magnesio.

3. El azúcar provoca una subida rápida de adrenalina, hiperactividad, ansiedad, dificultad para concentrarse e irritabilidad en niños.

4. El azúcar puede producir un aumento significativo del colesterol total y triglicéridos, así como un aumento del colesterol malo y un descenso del bueno.

5. El azúcar causa una pérdida de elasticidad y de funcionalidad de los tejidos.

6. El azúcar sirve de alimento a las células cancerígenas y se le ha relacionado con el desarrollo de cáncer de pecho, ovarios, próstata, recto, páncreas, tracto biliario, pulmones, vesícula biliar y estómago.

7. El azúcar puede aumentar los niveles de glucosa en ayunas, y provocar hipoglucemia reactiva.

8. El azúcar puede debilitar la vista.

9. El azúcar puede causar muchos problemas con el tracto gastrointestinal como: acidez, indigestión, mala absorción en pacientes con problemas intestinales, incremento del riesgo de la enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa.

10. El azúcar puede causar envejecimiento prematuro.

11. El azúcar puede llevar al alcoholismo.

12. El azúcar puede provocar caries, gengivitis y que la saliva se vuelva ácida.

13. El azúcar contribuye a la obesidad.

14. El azúcar puede ser la causa de enfermedades auto inmunes como artritis, asma y esclerosis múltiple.

15. El azúcar favorece el crecimiento descontrolado de la levadura Candida Albicans (infecciones por hongos).38

16. El azúcar puede producir piedras en la vesícula.

17. El azúcar puede producir apendicitis.

18. El azúcar puede provocar hemorroides.

19. El azúcar puede causar varices.

20. El azúcar puede elevar la respuesta de la glucosa y de la insulina cuando se usa la píldora anticonceptiva.

21. El azúcar contribuye a la osteoporosis.

22. El azúcar puede provocar un descenso en la sensibilidad a la insulina, lo que se traduce en niveles anormalmente altos de insulina, y en última instancia, diabetes.

23. El azúcar puede provocar un descenso en los niveles de vitamina E.

24. El azúcar puede incrementar la presión sanguínea sistólica.

25. El azúcar puede provocar aletargamiento y disminución de la actividad en los niños.

26. Una ingesta elevada de azúcar incrementa los productos de glicación avanzada (proceso en el que las moléculas de azúcar se adhieren a las proteínas del cuerpo dañándolas)

27. El azúcar puede interferir en la absorción de proteínas.

28. El azúcar provoca alergias alimentarias.

29. El azúcar puede provocar toxemia durante el embarazo.

30. El azúcar puede contribuir a la aparición de ezcema en niños.

31. El azúcar can cause atherosclerosis and cardiovascular disease.

32. El azúcar puede dañar la estructura del DNA.

33. El azúcar pude cambiar la estructura de la proteína y causar una alteración permanente de la manera en la que actúan las proteínas en el cuerpo.

34. El azúcar puede hacer que la piel envejezca debido a los cambios que provoca en la estructura del colágeno.

35. El azúcar puede provocar cataratas y miopía.

36. El azúcar puede provocar efisema.

37. Un alto consumo de azúcar puede desestabilizar la homeostasis fisiológica de los distintos sistemas del cuerpo.

38. El azúcar reduce la capacidad de funcionamiento de las enzimas.

39. La ingesta de azúcar es más elevada en personas que padecen de Parkinson.

40. El azúcar puede aumentar el tamaño del hígado haciendo que las células del hígado se dividan y puede incrementar la cantidad de grasa en el hígado.

41. El azúcar puede aumentar el tamaño del riñón y provocar cambios patológicos en el mismo, como la formación de piedras.

42. El azúcar puede dañar al páncreas.

43. El azúcar puede incrementar la retención de fluidos en el cuerpo.

44. El azúcar es el enemigo número 1 de la motilidad intestinal.

45. El azúcar puede dañar el recubrimiento interno de los capilares.

46. El azúcar puede hacer que los tendones sean más frágiles.

47. El azúcar puede provocar dolores de cabeza, incluyendo migrañas.

48. El azúcar puede reducir la capacidad de aprendizaje, afectar adversamente las notas de los niños y provocar problemas de concentración y aprendizaje.

49. El azúcar puede provocar un incremento en las ondas cerebrales delta, alpha, y theta, lo que puede alterar la capacidad de la mente de pensar claramente.

50. El azúcar puede causar depresión.

51. El azúcar puede incrementar el riesgo de padecer gota.

52. El azúcar puede incrementar el riesgo de padecer Alzheimer.

53. El azúcar puede provocar desequilibrios hormonales como: elevado estrógeno en los hombres, síndrome premestrual y disminución de la hormona del crecimiento.

54. El azúcar puede provocar vertigos y mareos.

55. Dietas altas en azúcar incrementan los radicales libres y el estrés oxidativo.

56. Niveles altos de sucrosa en personas con enfermedades vasculares periféricas incrementan de forma significativa la adhesión de las plaquetas.

57. Un alto consumo de azúcar en las adolescentes embarazadas puede conducir a una gestación de duración reducida y está asociada con un incremento del doble en el riesgo de dar a luz a un bebé de bajo peso.

58. El azúcar es una sustancia adictiva.

59. El azúcar puede intoxicar de la misma manera que el alcohol.

60. La ingesta de azúcar en bebés prematuros puede afectar a la cantidad de dióxido de carbono que producen.

61. Reducir el consumo de azúcar puede incrementar la estabilidad emocional.

62. El cuerpo transforma el azúcar en grasa de 2 a 5 veces más que con el almidón.

63. La rápida absorción del azúcar promueve una excesiva ingesta de alimentos en las personas obesas.

64. El azúcar puede empeorar los síntomas de los niños con el síndrome de hiperactividad y de deficiencia de atención (ADHD).

65. El azúcar afecta negativamente la composición de electrolitos de la orina.

66. El azúcar puede disminuye la capacidad de funcionamiento de las glándulas suprarrenales.

67. El azúcar tiene el poder de inducir procesos metabólicos anormales en un individuo saludable, y promover enfermedades crónicas degenerativas.

68. I.V.s (alimentación intravenosa) de agua con azúcar puede interrumpir el flujo de oxígeno al cerebro.

69. El azúcar incrementa el riesgo de padecer polio.

70. Un alto consumo de azúcar puede inducir crisis epilécticas.

71. El azúcar eleva la tensión sanguínea en personas obesas.

72. En las unidades de cuidados intensivos: limitar el azúcar salva vidas.

73. El azúcar pude inducir muerte celular.

74. En los reformatorios que siguieron una dieta baja en azúcar el comportamiento antisocial descendió en un 44 por ciento.

75. El azúcar deshidrata a los recién nacidos.

76. El azúcar causa problemas en las encías

 

 

 

 

Bibliografia

http://www.revistasusana.com

http://www.dietametabolica.es

https://www.natursan.net

Anuncios