obesidad infantil

(5-2-2016). Uno de los seis consejos de la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda a los gobiernos implementar programas integrales de promoción de la actividad física en guarderías y escuelas.

La Comisión para acabar con la obesidad infantil, ECHO (por sus siglas en inglés Commission on Ending Childhood Obesity) de la OMS ha presentado el informe final de un proyecto que se ha desarrollado durante los últimos dos años y cuyo objetivo es hacer frente a los alarmantes niveles de obesidad infantil y el sobrepeso a nivel mundial. Los datos que refleja el estudio son alarmantes: 41 millones de niños menores de cinco años tienen obesidad.

Para revertir la tendencia al alza de la obesidad infantil, el informe ECHO propone a los gobiernos seis recomendaciones:

  1. Promover el consumo de alimentos saludables. Los autores del informe instan a los gobiernos de todo el mundo a implementar programas integrales que promuevan el consumo de alimentos saludables y reducir la ingesta de alimentos poco saludables y bebidas azucaradas por parte de los niños y adolescentes. Podría establecerse tasas sobre las bebidas endulzadas con azúcar y frenar las comercialización de alimentos poco saludables.
  2. Promover la actividad física.La OMS urge también a implementar programas integrales que promuevan la actividad física y reducir las conductas sedentarias en niños y adolescentes.
  3. Control de peso. Proporcionar a las familias guías y recomendaciones sobre estilo de vida de sus hijos con el fin de prevenir la obesidad en los niños y jóvenes y dotarles de servicios de gestión para controlar su peso.
  4. Aprendizaje sobre salud y nutrición. Implementar programas integrales que promuevan ambientes escolares saludables, incorporando el aprendizaje en temas de salud y promoviendo la actividad física entre los niños y adolescentes.
  5. Mejorar la dieta en la primera infancia. Proporcionar orientación y apoyo sobre las buenas prácticas de salud en la infancia basadas en tres aspectos: una dieta saludable, dormir bien y desarrollar actividades físicas. Los investigadores animan a promover estas prácticas para asegurar que los niños crezcan adecuadamente y desarrollen hábitos saludables.
  6. Antes de la concepción y el embarazo de atención. Otro de los asuntos a resolver es la necesidad de integrar y reforzar la orientación para la prevención de las enfermedades no transmisibles (ENT), haciendo especial hincapié en la orientación sobre la preconcepción y la atención prenatal. La finalidad es reducir el riesgo de la obesidad infantil mediante la prevención de bajo o alto peso al nacer, la prematuridad y otras complicaciones en el embarazo
Anuncios