1. Paletas fantasmas de banana: solo tienes que pelar la banana, cortarla en dos mitades, enterrar un palito a cada una (puede ser de helado, de brochette o lo que tengas a mano). Luego, bañas las bananas en glasé falso (azucar impalpable con unas gotitas de limón) y le añadís dos chispas de chocolate para los ojos del fantasma. Deliciosas, prácticas y fáciles de hacer; y lo mejor: a los niños les van a encantar.

2. Escobas de bruja hechas con queso: una manera original de servir el típico copetín con queso y grisines o palitos de snacks salados. Para hacerlo solo tienes que tomar una feta de queso y hacerle pequeños cortes en ambos extremos, luego partirla a la mitad y usar cada trozo para dos escobas distintas. Envolver un extremo del grisín con el queso y con un hilo atarlo del borde.

3. Bolitas de arroz calabaza: Las típicas calabazas de Halloween sin necesidad de usar calabaza. Estas originales bolitas son hechas con arroz cocinado en jugo de zanahoria. Para los ojos, boca y el tallo solo necesitas aceitunas negras y verdes y un poco de manualidad. Listo, una comida apetitosa y tenebrosa.

4. Momias tostadas: mini pizzas saludables con pan de molde tostado, untado con salsa de tomate, unas cuantas tiritas de mozzarella y fetas de aceitunas negras para los ojos. Lo mejor de todo: tanto el queso como el pan se pueden comprar en su versión Light y siguen siendo riquísimas.

5. El esqueleto vegetariano: para los más creativos, en lugar de preparar una ensalada mezclando todos los ingredientes de forma tradicional, es más llamativo exponer a las verduras como parte de un esqueleto. Quizás incluso los niños se animen más a comer esta verdadera obra de arte.

6. Dentaduras monstruosas con manzanas y pepitas de girasol: para hacerlas necesitas trocear las manzanas más o menos en 12 partes. Luego, abrirles un hueco en el medio, colocar dentro dulce de leche y pegar ahí las semillas de girasol. Se pueden hacer varias versiones de esta delicia con manzana verde y manzana roja y poniendo las pipas en forma de punta para que parezcan dientes de vampiros.

7. Boniatos en forma de calabaza: se pueden hacer fritos o al horno, solo tienes que asegurarte de cortar fetas finas para que se cocinen más rápido y hacer más fácilmente los rasgos de la calabaza.

8. Mandarinas-calabaza: Solo tienes que pelar las mandarinas y colocar en el hueco del centro trozos de tallo de apio. Quedan muy lindas y son muy fáciles de hacer.

9. Es pera el fantasma: un postre delicioso con un toque de distinción, podés hacerlas al vino tinto y para los ojos y la boca solo basta con añadirles trocitos de frutos secos.

10. La versión frutal del popular candy corn americano: en una copa se coloca primero ananá en cubos, luego gajos de mandarina y por último para los más golosos chantilly (que puede ser Light) o para un día de mucho calor helado de vainilla (también puede ser Light).

11. Un sándwich de Frankenstein: el monstruo más amigable con la salud que hayas podido imaginar: hecho de pepino, zanahoria, morrón, aceituna negra, nachos, una arbeja y un poquito de queso.

12. Momias deliciosas: la versión momificada de las empanadas de panchos. Se hacen tan fácilmente como las anteriores, solo que, en lugar de usar la masa de empanada entera, primero se hacen tiras con esta última, para luego sí envolver el pancho. Hay que dejar una parte del pancho al descubierto para añadirle los ojos a la momia con mostaza o mayonesa. Y si te gusta el ketchup puedes añadírselo para que parezca sangre.

FUENTE: http://vidaplena.paginasamarillas.com

Anuncios