Esta harina se obtiene a partir del grano de arroz integral.

El alimento es la fuente principal de energía que nuestro cuerpo necesita para funcionar, por eso conocer las propiedades de los ingredientes que contienen nuestras comidas es la clave para llevar una dieta conciente y equilibrada.
La harina de arroz es el aliado ideal, no sólo para quienes padecen de celiaquía (ya que no contiene gluten), sino también para quienes sufren problemas intestinales, migraña, dolores reumáticos o fibromialgia.
El arroz es el cereal más equilibrado en nutrientes, posee un alto porcentaje de glucosa y la harina elaborada a partir de sus granos conserva todas  sus propiedades nutricionales y especialmente, todo su sabor. Aunque no muchos la utilizan en sus comidas diarias, tiene la ventaja de ser muy versátil: se puede utilizar para espesar masas, salsas y caldos, para elaborar pastelería e incluso en la elaboración de pasta. Por eso, ¡ésta puede ser tu oportunidad para animate a incorporarla!

Aquí tienes 8 buenas razones para hacerlo: 

1) Aporta mucha energía.
2) Es recomendable para celíacos.
3) Suele usarse para personas con dolor de cabeza o problemas de colon irritable.
4) Usada en las papillas de los bebés, ya que puede asimilarlo sin inconvenientes y resulta un alimento muy completo.
5) Al ser integral, no pierde sus propiedades nutricionales y  se absorbe más despacio por el organismo.
6) Es recomendada para diabéticos.
7) No produce la acidificación en la sangre.
8) Regula el tránsito intestinal gracias a su gran contenido de fibra.

FUENTE: http://www.labioguia.com/

Anuncios