Querida amiga, mamá del parque, vecina, prima, cuñada, señora en el autobús, cajera del supermercado…

Lo sé, tu hijo es mejor que el mío.

Tu hijo no grita, ni corre, tu hijo se sienta a tu lado tranquilo y educado, mientras los míos berrean, y saltan y practican cual saltimbanquis de circo…

Tu hijo no pega, ni muerde, ni tiene berrinches….. Seguro que esta mejor criado que el mío.
Tu hijo no se ensucia, y si lo hace tu vuelas para limpiarle y volver a dejarle digno para la foto, los míos no, los míos vagan como cíngaros con las rodillas y los pies negros, despeinados y sonrientes.

Tu hijo se ha quitado el pañal solo, nunca ha tenido escapes y hasta sus cacas huelen mejor que las nuestras, qué le vamos a hacer!

Tu hijo comparte con todos los niños, y juega en armonía y paz en el parque, los míos no, los míos si les quitas su juguete lo defienden con uñas y dientes, pese a que yo les hable de la urbanidad, intente educarlos y les adoctrine sobre la paz mundial…
Obvio que no lo hago bien…
Obvio también que el juguete es suyo y que tú -la buena madre- nunca te acuerdas de llevar nada para que juegue…
Tranquila mujer!
Que para eso llevo yo el bolso lleno de chismes!
Faltaría más!

Tu hijo come todo lo que le pones en el plato, y además eres tan buena madre que te sacrificas sin comer para darle cucharada a cucharada con paciencia y haciendo el avión los 375 gramos de puré que le tocan a las 12:30 exactamente…
Los míos no, los míos pican y malcomen lo que quieren con sus manitas, pringándose hasta las orejas mientras su mala madre -que soy yo- se ríe y come mientras les observa…
Es que pasar hambre no es lo mío…

Tus hijos nunca se pegan entre ellos, ni saben de celos ni regañinas, por supuesto!!!
Los tuyos son los hermanos perfectos, desde el mismísimo primer día en que llegó a casa el hermano pequeño…
Y en caso de que aún no tengas mas de un hijo no tienes de que preocuparte, porque eso jamás, jamás, jamás, te va a ocurrir a ti!

Querida amiga, mamá del parque, vecina, prima, cuñada, señora en el autobús, cajera del supermercado…

Lo sé, mis hijos son ruidosos, y maleducados, y malcriados, y consentidos, y sucios, y yo no los cuido como cuidas tú a los tuyos, ni me sacrifico como tú, ni los llevo con la cara limpia y la ropa perfecta recién planchados.
Lo sé, soy peor madre que tú, y no me importa, de hecho me alegra que el comparar te haga sentir bien, entre otras cosas porque yo no comparo a mis hijos con nadie, porque para mi, simplemente, son perfectos tal y como son, y aunque como madre me queda aún mucho que mejorar, mis maravillosos, felices y preciosos niños me recuerdan todos los días que tan mal no lo estaré haciendo.
Tan solo te pido un favor, si has de volver a mirar a mis hijos despectivamente mientras piensas que los tuyos son mejores, procura que yo no esté cerca, porque esa mirada me ha partido el corazón.
Y es que yo no lo haría, ya ves, esta madre, aunque imperfecta, gasta algo de dignidad, y sobretodo… No escupas hacia arriba, no vayas a calcular mal la trayectoria y te caiga encima…

FUENTE: http://princesasyprincesos.es/

Anuncios