Hoy toca preocuparnos por una zona que descuidamos demasiado, la piel del cuello. Y es uno de los errores más frecuentes incuso a la os faciales hasta el comienzo del pecho y es fundamental hacerlo por la mañana y por la noche, y limpiarlo e hidratarlo como hacemos con nuestro rostro.hora de aplicarnos nuestros cosméticos diarios ya que nos olvidamos de que tenemos que prolongar la acción de las cremas y cuidados.

Solemos olvidar que la piel de esta zona es muy fina y que se arruga con más facilidad y rapidez que el resto entre otras cosas porque tiene muy pocas glándulas sebáceas y en ella aparecen con facilidad tanto las manchas como la flacidez, ambos síntomas inequívocos del paso de los años. Si a eso sumamos que nos olvidamos de que existe esa zona o creemos que no necesita las mismas atenciones, estamos condenando al envejecimiento más prematuro a una de las partes que más solemos lucir, especialmente, en verano.

Por eso hoy queremos acercaros algunos tratamientos caseros muy fáciles de hacer y que, si aplicamos de manera rutinaria, conseguirán los resultados que estamos buscando.

Limpiador para la piel del cuello

A veces es tan sencillo como utilizar ingredientes que tenemos a mano o que, al menos, son muy fáciles de encontrar en el mercado como es el caso del pepino y que nos ayuda, en ese caso, a eliminar las toxinas. Solo tienes que hervirlo en rodajas, sin pelarlo, y luego aplicar el caldo sobre la piel para eliminar las impurezas mediante un algodón. Si además te tomas un zumo del pepino y zanahoria estarás también ayudando a tu cuerpo a eliminar las impurezas internas.

O puedes optar por algo tan sencillo como utilizar medio litro de agua, 50 gramos de cebada y una cucharadita de jugo de aceite de limón. Estos ingredientes nos ayudarán a eliminar las impurezas que quedan en nuestra piel gracias a sus propiedades astringentes. Solo tienes que hervir la cebada en la cantidad de agua recomendada y a continuación, dejarla enfriar y colarla para dejar solo el líquido al que añadiremos el aceite de limón. Aplica sobre la zona del cuello mañana y noche para limpiar y dejar preparada la piel a la hora de aplicar el resto de tratamientos bien naturales bien cosméticos.

Una mascarilla perfecta

En este caso empezamos con uno de nuestros grandes indispensables en el mundo de la cosmética y de los cuidados naturales: el aloe vera. Lo ideal es que te hagas con una planta y la mimes porque te será de gran ayuda en tu vida diaria. En el caso de los cuidados de la piel del cuello, que es lo que hoy nos mantiene ocupados, solo tendrás que extraer la pulpa de uno de los tallos y batirla junto a una cucharadita de miel, una clara de huevo y si puedes, añádele también unas hojas de orégano fresco. Deja que la mezcla sea espesa, sin triturar hasta el exceso ya que buscamos el efecto y la textura de una mascarilla. Si la dejas aplicada 20 minutos y repites esta acción dos veces a la semana, tu piel te lo agradecerá.

Otra gran opción es recurrir a las mascarillas elaboradas a base de yogur, aceite de oliva y miel. Dos cucharadas de yogur natural, preferiblemente sin azúcar, mezcladas con un chorrito de aceite de oliva y una cucharada de miel serán más que suficientes para elaborar esta mascarilla. Fácil de hacer y de aplicar. Como suele ser común, entre 15 y 20 minutos serán más que suficientes para que el resultado sea visible.

Y si lo que quieres darle a tu piel es un efecto iluminador, la mascarilla a base de yogur y almendrasaporta el brillo y la hidratación que necesita nuestra piel. El efecto de la vitamina E es fundamental en estos casos. Es muy sencillo encontrar ambos ingredientes, almendra natural y yogur y elaborar la mascarilla no te llevará ni dos minutos de tu tiempo. Aplícala mientras permaneces relajada y así conseguirás que tu piel se aproveche de todos los beneficios de esta mascarilla.

Un buen tónico

No podemos olvidarnos de un buen tónico que nos refresque y estimule de manera paralela la creación de colágeno y elastina. En este caso nos ayudaremos de una cucharadita de miel, 2 hojas de lechuga trituradas hasta convertirlas en jugo y, de nuevo, nuestro gran aliado el limón. Cuando tengas conseguida la mezcla solo tendrás que aplicar la mascarilla conseguida y dejarla reposar durante media hora.

También con el jugo de dos limones, un vaso de cerveza y una tacita de agua de rosas se consigue un magnífico tónico que podrás aplicar fácilmente y dejar actuar durante un cuarto de hora. No olvides retirarlo a continuación con agua tibia.

Exfoliantes eficaces

Si queremos mimar la piel del cuello no podemos olvidarnos de exfoliar nuestra piel para acabar con las células muertas y conseguir la hidratación que estamos buscando. En este caso una buena opción es recurrir la limón y extraer toda su pulpa y mezclarlo con un tomate triturado y una cucharada de harina de avena. Si lo aplicas sobre la zona y lo dejas actuar durante un cuarto de hora al menos notarás los efectos. No olvides retirarlo con agua templada y mejor si lo haces antes de irte a dormir.

Otra buena alternativa es mezclar una cucharada de miel con el jugo de medio limón y un puñadito de almendras trituradas, y conseguirás la mezcla perfecta que nos ayudará a exfoliar la piel del cuello.

FUENTE: https://www.cristinalvarez.com/


Anuncios