Una nueva investigación indica que el tabaquismo y los factores ambientales no son los únicos factores de riesgo para el asma – el peso también juega un papel importante. Los investigadores del Centro Nacional Médico Judío y el Centro de Investigación analizan los últimos estudios sobre el IMC y el asma, y ​​los resultados indicaron que las personas con sobrepeso tienen un 50 por ciento mayor de posibilidades de ser asmáticos. Según aumenta el IMC también lo hace el riesgo de sufrir asma. Las implicaciones son claras – mantener un peso saludable es clave para prevenir y controlar asma.

Anuncios