ESTIRAMIENTOS2

Un estudio reciente publicado en el British Journal of Sports Medicine afirma que el ejercicio, el entrenamiento de la fuerza y ​​la actividad física contribuyen a reducir los dolores de espalda.

También se ha llevado a cabo un estudio a más largo plazo, durante  25 años seguidos en más de 1.100 personas, con pruebas de resistencia, flexibilidad y aptitud cardiovascular. Los participantes también completaron encuestas periódicas sobre su dolor de espalda, tensión en el cuello, y otras áreas de dolor.

Los investigadores concluyeron que la flexibilidad contribuye a un menor dolor de espalda y menor tensión del cuello. Por otra parte, la actividad física se asoció significativamente con un menor riesgo de dolor de espalda recurrente a lo largo de los años.

Anuncios