Receta detox post-Navidad

En Navidad siempre ocurre lo mismo. Nos proponemos que este año va a ser el que consigamos moderarnos, que no vamos a probar el turrón (o al menos no vamos a pasarnos con él), que vamos a conseguir comer solo lo justo y necesario, pero… volvemos a caer. Y el año que viene tened por seguro que lo volveremos a hacer. Ley de vida como que volveremos a cantar All I want for Christmas.

Siempre tendremos una cena inesperada o simplemente no le podremos decir que no a la abuela (que se ha pasado horas en la cocina preparando ese plato favorito). Lo mejor que podemos hacer es, además de intentar moderarnos, tratar que la vuelta a la normalidad sea lo antes posible siguiendo unas sencillas pautas:

1. No dejar de comer.

Es un error muy frecuente. A nuestro organismo no le gusta ayunar, no estamos preparados para ello, y además, en el proceso de obtención de energía sin hidratos de carbono de por medio, se producen sustancias perjudiciales para el organismo. Por lo tanto, tenemos que seguir comiendo y en una proporción equilibrada. Por enésima vez no está de más recordarlo: las pérdidas de peso rápidas no son nada buenas.

2. Volver a la rutina.

La mejor manera que existe para que nuestro cuerpo recupere su peso ideal es volver cuanto antes a nuestros hábitos saludables y a comer de forma normal. Ya sabes, respetando los horarios, las cantidades… Los famosos batidos o zumos detoxificantes están bien, pero si ingieres cinco raciones de fruta y verdura al día conseguirás el mismo aporte de vitaminas y minerales.

3. Madrugar.

Para esto que hablábamos en el punto anterior, para incorporar fruta a la dieta, lo más sencillo es levantarse cinco minutos antes. El desayuno es la comida que mejor lo acepta y te aseguramos que tu día se verá de otra manera si te despiertas con tiempo para prepararte un zumo de naranja.
Acompáñalo de alguna pieza de merienda y otra a media mañana. ¡Y verás como el día mejora!

4. Decir adiós al polvorón.

Es una obviedad, pero si normalmente debemos evitar los hidratos de carbono de liberación rápida (dulces, postres, bollería…), mucho más si pretendemos volver a la normalidad después de Navidad. Ese turrón que aún queda en la bandeja mejor que salga por donde ha venido, ¡y cuanto antes!

5. Planificar.

Es un engorro, pero nuestra vida será más fácil si conseguimos llevar una planificación semanal de comidas. Debemos concienciarnos de que cada siete días tendremos que escribir en un papel todos los menús. De esta manera será más fácil comprobar que realmente seguimos una dieta equilibrada y saber rápidamente qué ingredientes nos faltan antes de ir a la compra. Así no te encontrarás sin saber qué comer en un momento dado y reducirás la tentación de atacar la máquina de la primera planta para comer cualquier cosa.

6. Sumar.

Para esta organización de comidas, lo más sencillo para no pasar hambre y tirarnos horas preparando la comida, es organizar cinco ingestas al día: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena. Vuelve a clase de matemáticas y a calcular porcentajes porque tienes que hacer tres comidas principales, siendo la del mediodía la más importante (seguida por orden del desayuno y una cena ligera). Entre horas no olvides dos tentenpiés más ligeros que pueden ser por ejemplo una fruta y un yogur.

Menú detox

7. Siempre con supervisión.

Una cosa es hacer que el organismo recupere su normal funcionamiento y se limpie de todos los excesos navideños y otra muy diferente querer perder peso extra. En este último caso, será necesario ponerse en manos de un nutricionista. No nos cansamos de decirlo, pero una dieta sin supervisión es fácil que no sea en absoluto equilibrada y que produzca el tan temido efecto rebote. Vamos, que será peor el remedio que la enfermedad.

8. Ante la duda, gana la razón.

En resumen, después de Navidad lo ideal sería cumplir estos puntos y convertirlos en buenos hábitos; recordando siempre que la mejor dieta posible es comer de todo, con moderación y de manera equilibrada.

FUENTE: http://www.grazia.es

Anuncios