aprende-jugando-1¿Sabéis lo que son los superdotados emocionales? ¿Nunca habíais oído hablar de ellos? Pues este artículo habla de que también existen niños, niñas y adultos que son superdotados emocionales, cómo identificarlos y cómo seguro que cerca de nosotros tenemos alguno.

Superdotados emocionales: los otros superdotados

En el campo educativo hablamos y nos referimos con cierta frecuencia a los superdotados intelectuales: superdotados, sobredotados, altas capacidades… como cada uno guste. También en Familia y Cole hemos dedicado algunas entradasy materiales al tema de las altas capacidades.

Todos ellos tienen en común un alto rendimiento intelectual medido en términos de Cociente Intelectual, de capacidades o competencias verbales, numéricas, espaciales, de atención, memoria, razonamiento fluido, creatividad, alta dedicación a la tarea…

Afortunadamente en España, se han conseguido logros importantes para que este alumnado tenga la respuesta educativa adecuada. Si bien es cierto, que todavía hay mucho camino por recorrer.

Pero en esta entrada me voy a referir a otros superdotados, que pasan bastante desapercibidos en la escuela y en la sociedad y para los que, no tenemos mucha idea de cómo empezar a hacer algo… si es que realmente necesitan que hagamos algo con ellos: me refiero a los superdotados emocionales.

Cómo son los superdotados emocionales

Me voy a referir principalmente a la edad de Educación Infantil y Primaria, porque llaman más la atención, y al trabajar en un colegio como orientador,son los que me resultan más interesantes,  aunque  por supuesto hay adultos con estas características.

En el colegio en el que trabajo, tengo identificadas a varias niñas, porque de momento he visto que son niñas preferentemente, y tienen alguna de estas características:

1. Empatía

En primer lugar, se trata de niños con capacidad de empatía: de conectar y entender a los otros, incluso a la propia maestra. La empatía es poco frecuente en nuestra sociedad, por eso, descubrirla en niños, sorprende aún más.

Son los niños que lloran con los niños, que se preocupan especialmente por lo que le ha sucedido a otro de su clase, que espontáneamente consuelan a los demás, que le pregunta a la maestra cómo está, que se acuerdan y preguntan por algún problema que se haya comentado con antelación, que cuando has estado enfermo te preguntan si estás mejor…

Esa misma empatía, la suelen demostrar no solo con las personas; tienen también una especial sensibilidad con las mascotas y otros animales.

2. Captan las necesidades de los demás

Lo que más me sorprende de los superdotados emocionales es la habilidad para captar las necesidades de los demás. Tienen un don especial además, para captarlas o en los niños y niñas con necesidades especiales, NEE.

Normalmente se preocupan de una forma especial de las necesidades de estos niños: aunque estos no tengan lenguaje, saben comunicarse con ellos, avisan si necesitan ir al baño, si les ocurre algo… están pendientes de que el niño o niña con necesidades esté atendido, sea tenido en cuenta… se convierten en una especie de “ángel de la guarda de estos niños”.

Pero lo mismo que ocurre con los niños con NEE, puede ser con un niño extranjero que no habla la lengua, con alguien que se incorpora nuevo…

Tienen esa cualidad excepcional en un niño, en una etapa muy egocéntrica, de estar pendiente de lo que necesitan los demás.

3. Tolerancia a la frustración

Los superdotados emocionales demuestran una buena capacidad de tolerancia a la frustración. No suelen reaccionar con resignación, sino con capacidad de volver a intentarlo, de superarse, incluso con una actitud optimista y positiva frente a las dificultades.

Muchos papás y mamás con hijos superdotados emocionales, os habréis sorprendido de que sean vuestros propios hijos los que os den palabras de ánimo y aliento ante una adversidad o frustración.

4. Expresar emociones

Los superdotados emocionales han desarrollado un buen vocabulario emocional, es decir, son capaces de nombrar sus propias emociones, incluso la de los demás, pero además lo hacen con una terminología inusual para su edad: tristeza, pena, melancolía, alegría, preocupación, agobio, enfado, bienestar…

No les cuesta expresar sus emociones y sentimientos a los demás: decir “te quiero mucho“; “me has enfadado“; “eso no me gusta“; “me encanta hacer esto o lo otro“…

Además, han desarrollado una buena capacidad para entender el origen de sus emociones: por qué estoy triste, alegre, enfadada…

5. Lectura positiva

Suelen hacer una lectura positiva de la realidad: se entusiasman con cualquier cosa, les gusta probar cosas nuevas, disfrutan del día a día y de las pequeñas cosas…

6. Contagian felicidad

En el fondo, los superdotados emocionales son niños y niñas que consiguen algo maravilloso: SON FELICES y suelen contagiar felicidad a su alrededor.

Seguro que dejo otras características de estos niños y personas, autocontrol, habilidades sociales, autoestima… pero las que he nombrado son las que más me llaman la atención.

Necesitamos a los superdotados emocionales

Los superdotados emocionales quizás no alcancen a estudiar y dedicarse a las profesiones que nuestra cultura occidental ha colocado en el primer puesto del ranking del éxito, como son las científico-tecnológicas.

Pero los superdotados emocionales son imprescindibles si queremos que nuestra especie sobreviva, porque ellosconseguirán hacer un mundo más HUMANO.

FUENTE: http://familiaycole.com/

 

Anuncios