piojosFoto: Gtresonline.

La Doctora Esther Jiménez Blasco, dermatóloga del Hospital de Guadalajara, destierra algunos mitos acerca de estos parásitos típicos de la edad infantil y da las claves para eliminarlos eficazmente.

  1. No saltan de cabeza en cabeza. Como explica la doctora Esther Jiménez Blasco, dermatóloga del Hospital de Guadalajara y miembro de la AEDV (aedv.es), los piojos no tienen alas, así que son incapaces de volar. El contagio se produce siempre por contacto directo cabeza-cabeza o por trasporte a través de objetos infectados (peines, cepillos, accesorios…).
  2. Van más al cabellos limpio pero la suciedad puede agravar los síntomas. Es verdad que los piojos se adhieren mejor al pelo libre de grasa y residuos. Sin embargo, la dermatóloga asegura que la falta de higiene favorece infestaciones más graves e infecciones añadidas. “Además, con la acción de lavar y peinar el cabello se desprenden un buen número de los parásitos, lo que contribuye a disminuir la infestación”, afirma la dermatóloga.
  3. Son más proclives a invadir el pelo largo. Y es que son mejores transmisoras. “La melena larga facilita no solo facilita el contacto con otras cabezas, lo que explica que las niñas se infecten más que los niños, también responden peor a los tratamientos”, afirma la especialista. Lo ideal es recogerlo cuando o cortarlo cuando existan episodios infecciosos.
  4. El tratamiento más eficaz, el químico.Los llamados pediculicidas son tratamientos bastante eficaces a la hora de eliminar tanto piojos como liendres pero hay que saber que no existe ningún método capaz de eliminarlos al 100%. “Por eso siempre se recomienda realizar un segundo tratamiento a los 7-10 días del primero”, afirma la doctora Jiménez Blasco.
  5. Crema o loción mejor que champú. Son más eficaces las primeras. Aún así, todos los métodos deben ser complementados con la posterior retirada de los parásitos y liendres con una lendrera metálica. Si posee púas cilíndricas separadas menos de 0’2mm y punta roma, mejor.
  6. Existen alternativas para casos de resistencia. La dermatóloga recomienda cambiar de sustancia si tras tres aplicaciones no produce los efectos deseados y rotar distintos tratamientos en pacientes con muchos episodios. Para casos muy resistentes o infestaciones masivas, existen preparados de prescripción médica, como la Ivermectina o el Cotrimoxazol.
  7. Vinagre si, pero diluido en agua. “Su acción directa contra el piojo requiere altas concentraciones con una eficacia limitada y posibilidad de irritación. Sin embargo, la mezcla de una parte de vinagre y dos de agua si facilita el desprendimiento de las liendres”, asegura Jiménez Blasco.
  8. Existen alternativas para cueros cabelludos sensibles. Los preparados de Dimeticona al 4% son una excelente opción para pieles que no toleran los pediculicidas químicos.
  9. La única forma de prevenir es la revisión.Suele recomendarse el empleo de repelentes como la esencia de árbol del té o el aceite de citronella, sin embargo, no existen suficientes estudios que avalen su eficacia. Tampoco es aconsejable usar los tratamientos químicos con fines preventivos. “La forma más eficaz de evitar su aparición es la revisión periódica (una vez a la semana) con una lendrera. Un buen día para llevarla a cabo es el viernes, ya que, en caso de que hubiera parasitación, podría tratarse durante el fin de semana”, aconseja la dermatóloga.

 FUENTE: El Mundo

Anuncios