cara_despues_verano--z

Al finalizar el verano, es recomendable hacerse una higiene facial, para devolverle el tono, la vitalidad y dejar la piel limpia y preparada para un tratamiento. Depende del tipo de piel se aplicará un tratamiento específico que nos aporte aquello que necesitamos en cada piel.

Con el verano se acentúa la sequedad en aquellas pieles con tendencia seca, además de las arrugas y líneas de expresión, para ello es recomendable un tratamiento de hidratación intensiva y radiofrecuencia para difuminar las arrugas.

Por otro lado aquellas pieles grasas o acneicas, suelen mejorar en verano, pero eso no quiere decir que el problema esté solucionado, sino que tendremos que seguir cuidando la piel en invierno, sobre todo con limpiezas faciales y tratamientos de purificación para equilibrar la piel y eliminar el problema de los granitos desde dentro.

Las pieles sensibles necesitan más cuidado todo el año y sobre todo después del verano ya que queda debilitada por los rayos del sol. Es aconsejable después de la higiene, completar el cuidado con un tratamiento destinado a hidratar y calmar la piel, sobre todo con la llegada del frío.

El final del verano es buena época para comenzar a tratar las pieles con manchas, ya que nos deja un gran espacio hasta el verano siguiente para poder difuminar al máximo esas manchas, complementándolo siempre con una buena hidratación. Estas pieles son las que más cambio se nota al conseguir aclarar, difuminar y mejorar todo el aspecto del rostro.

Por último no olvidamos las pieles maduras las cuales necesitaran una buena hidratación después del verano, acompañado de un lifting para modelar el contorno facial y devolverle elasticidad, firmeza y brillo a la piel.

Te aconsejamos que si tienes cualquier tipo de duda sobre que tratamiento es más recomendable para tu piel, nos visites sin compromiso para poder ayudarte y explicarte que es lo que mejor te conviene.

Myriam de Juan, esteticista de URBAN SPA.

Anuncios