psicomotricidad2

La percepción es una de las mayores destrezas del sistema nervioso central que nos permite representar, interpretar y procesar la información de forma inteligente (imágenes, colores, sonidos, formas, texturas, peso, olores, sabores, profundidad, orientación en el espacio y un largo etc), recibida del medio externo a través de los cinco sentidos y es fundamental para el desarrollo de la planificación motriz.

Las experiencias sensoriales irán madurando las destrezas perceptuales, que son tan necesarias para desarrollar las habilidades motrices y cognitivas.

Un déficit de la experiencias sensoriales en la primera infancia traerá como consecuencia una falta de integración de la información en el procesamiento sensorial; y una distorsión o desorganización en el desarrollo del procesamiento sensorial, muy probablemente generará problemas en el aprendizaje, tanto de nuevas habilidades motrices como cognitivas, del lenguaje y por ende sociales y emocionales, lo que puede ser una de las causas del fracaso escolar, ya que puede repercutir en un retraso madurativo del desarrollo.

Según la psicóloga educativa Mariana Costantini: “Actualmente existe un incremento en las dificultades de aprendizaje en el entorno escolar en edades más tempranas, tanto a nivel de ejecución de tareas como en las habilidades psicomotrices, sociales y emocionales.”

Añade que “la causa puede ser dada por una falta de estimulación sensorial y carencia de entornos estimulantes que favorezcan el desarrollo integral y adecuado en los primeros años”.

Al verse alterado el proceso de integración sensorial se verán alterados los procesos de desarrollo de las habilidades, debido a un fallo en el equilibrio de alguno de los sistemas encargados de procesar a nivel interno la información recibida del medio externo. De ahí, la importancia de la estimulación sensorial en los primeros años de vida.

Algunas Actividades de estimulación sensorial:

Caja sensorial

A través del descubrimiento el cerebro irá desarrollando la percepción táctil, visual, auditiva, olfativa y gustativa: Coloca en una caja objetos cotidianos con diferentes texturas, formas, tamaños, peso y colores para que el niño pueda experimentar: Telas, pañuelos, algodón, rodillos, pinceles, texturas rugosas, globos, pelotas, pompas de jabón, hilos de lana, cajas, silbatos, trompetas, sonajeros, instrumentos musicales, cd’s viejos y todo lo que se te ocurra.

Además de experimentar con el tacto, puedes estimular el seguimiento y discriminación visual y auditiva al colocarle los objetos en movimiento y con diferentes ritmos y distancias, escóndelos para que los busque; mientras tanto, colócale boca abajo sin apoyo o sobre una toalla enrollada o almohada para ejercitar los músculos del cuello y torso.

Piscina de cereales

Con una piscina hinchable, llénala con pastas de todo tipo, cortas y largas, garbanzos, judías, lentejas, etc, métele dentro y hazle una lluvia de cereales, ¡la sensación es increíble! También puedes hacer esto con migas de pan. Introduce algunos objetos de la caja sensorial.

Yogures y gelatinas

Déjale que explore con sus manos las texturas de las comidas, esto hará que se familiarice con ellas. Muchas veces los niños rechazan algunos alimentos no tanto por el sabor, sino porque no soportan las texturas de los mismos.

Movimiento

Con el movimiento y el uso de nuestras habilidades primarias como el arrastre y el gateo, se desarrolla la percepción espacial, coordinación viso-motriz y equilibrio, ya que aumentarán los niveles de orientación en el espacio y el desarrollo del control y conocimiento de los movimientos del cuerpo que son indispensables para la planificación motriz, necesaria para desarrollar cualquier habilidad.

En brazos y de frente al espejo

Subirles y bajarles, acercarles y separarles.

Pelota

Con una pelota de playa, colócale encima de ésta sentado y luego boca abajo, llévale adelante y atrás, a los lados y también hazle botar cogiendo firmemente al bebé y a la pelota.

Nota Importante: Tampoco conviene sobre estimularle de más, ¡todo en su justa medida!. Las experiencias sensoriales nos las da el medio. No olvides que lo importante es seguir un desarrollo normal, dejarles explorar libremente para despertar todos los sentidos, ejercicio regular y ¡dieta sana!

 

FUENTE: Yuly Bernardi Arrioja, Terapeuta Ocupacional, Profesora My Gym

Anuncios