user_3_padre_hija

A los papás les suelen gustar los juegos sencillos y movidos. Hemos recopilado los que les gusta mucho practicar. A ellos y a sus hijos.

1. El tiovivo

Papá me sujeta bien fuerte por debajo de las axilas y juntos giramos como un tío vivo. A veces, me sujeta también por las manos pero no lo hacemos a menudo porque soy aún pequeño y mamá dice que si tira mucho de mis brazos, me puede provocar una luxación de hombros.

2. El avión
Este juego es muy fácil: papá me sujeta colocando las manos debajo de mi tripa. Me eleva por los aire y juntos, sobrevolamos el salón.

3. El parque de atracciones
Papá se tumba boca arriba y levanta las piernas, sus tibias paralelas al suelo. Mamá me coloca boca abajo encima de ellas. Papá me agarra las manos y empieza la función. Baja las piernas, las sube y yo con ellas.

4. A caballito
Este juego me encanta. Papá cruza su pierna y yo cabalgo sentado sobre su zapato. Juntos cantamos: “En un caballito verde, el niño se fue a verte, al paso, al paso, al paso, al trote, al trote, al trote, al galope, al galope, al galope…”.

5. El túnel
Papá se dobla hacia delante coloca las manos en el suelo y hace un túnel con su cuerpo. Yo, como soy pequeñito paso por debajo del túnel. Para que me ría, papá hace el túnel cada vez más chiquito.

6. El trapecio
Yo me doblo hacia adelante y paso mis manos entre mis piernas. Papá me las agarra y tira de ellas hacia arriba. Me da la voltereta y caigo sobre mis pies. Como a mamá tampoco le gusta mucho este juego por lo de mis hombros, sólo lo hacemos de vez en cuando.

7. La carretilla
Papá me sujeta por los tobillos y yo me recorro la casa caminando sobre las manos. Cuando estamos con más niños y papás, hacemos carreras y es aún más divertido.

8. La alfombra mágica
Para este juego, necesitamos un suelo despejado y pulido. Ponemos una manta en el suelo y papá me arrastra a toda velocidad por la estancia. A veces, me coloco sentado, otras tumbado o de lado. ¡Que risa!

9. El primero de la fila
A veces, a papá le gusta hacer el ganso y entonces, jugamos a este juego. Si estamos varios niños, nos reímos mucho. Papá se pone el primero de la fila y nosotros detrás. Él hace todo tipo de payasadas: cojear, mover los brazos, saltar a la pata coja, caminar sobre los talones, de puntilla… los demás le imitamos. Si se da la vuelta y pilla a uno de nosotros moviéndose, este niño ha perdido. El perdedor tiene que ponerse a la cabeza de la fila y sigue el juego.

10. La tienda de campaña
Este juego es muy divertido: papá coloca una manta encima de una mesa no muy grande. La manta ha de caer hasta el suelo, Entonces, jugamos juntos en esta tienda de campaña improvisada. Es aún más divertido de noche porque apagamos las luces y nos alumbramos con una antorcha. En nuestra casita, jugamos a las adivinanzas, contamos chistes, nos decimos secretos…

Magda Campos. Guía del niño.com

Anuncios