ejercicio

El 47% de las españolas se declara sedentaria: nuestro cuerpo pide ejercicio a gritos. Para que tu esfuerzo valga la pena, sigue estas reglas. 

  1. Todo el cuerpo a trabajar (o principio de la variedad). Combinar ejercicios es imprescindible para ejercitar diferentes grupos musculares (abdominales, lumbares, piernas, pectorales…). Solo así podrás decir que estás en forma. Con el entrenamiento cardiovascular se aplica el mismo principio, si es variado produce mejores resultados en el sistema cardiorrespiratorio, Además evitará que caigas en el aburrimiento.
  2. Hay que cansarse (o principio del umbral mínimo). Para que el ejercicio tenga efectos positivos es necesario que la intensidad supere el umbral mínimo. Todo lo que se realice por debajo de ese nivel no tiene ningún efecto. Por ejemplo: en un entrenamiento cardiovascular, si solo subes el corazón a ritmo de paseo, es decir, subes solo unas pocas pulsaciones con respecto a las de reposo. El sistema estará cómodo y no evolucionará. ¿Quieres saber si lo estás haciendo bien? Si no puedes mantener una conversación mientras caminas, corres o montas en bici, es que estás trabajando anaeróbicamente. Este umbral va creciendo a medida que mejoras.
  3. …¡Y descansar! (o principio de la periodización). Cuando trabajas un aspecto de tu cuerpo, le obligas a esforzarse tanto que en las horas siguientes esa capacidad merma, si la ejercitas mientras se está reponiendo, solo conseguirás rebajarla. Un entrenamiento de fuerza requiere un descanso de entre 48 y 72 horas y uno cardiovascular, entre 24 y 48 horas. Dormir bien es básico: al menos ocho horas los días de entrenamiento.
  4. Cruzada contra la falta de voluntad (o principio de la continuidad). Tienes que tener un objetivo y entrenar de forma regular. Nada de lo que hagas servirá de nada sin continuidad. Trucos para vencer la pereza y las excusas hay muchos: comprométete para ir con una migo ( si no vas por ti, irás por él y la rivalidad será otro aliciente), cómprate ropa chula (¡funciona como motivación!) y ten la bolsa de deporte siempre a mano ( en el coche o en el trabajo), más días de los que piensas aprovecharás una reunión cancelada o un plantón de un amigo en el último momento para ir al gimnasio o salir a correr. 

Fuente: mujerhoy.com

Anuncios