piel-invierno--z

El Invierno es una etapa del año donde por sus características, es necesario preparar nuestro rostro frente al frió, y a la contaminación del aire.

Por ello te dejo estos consejos que  te ayudaran a conseguir  un rostro limpio y protegido en el  invierno.

Ocultar

Con delicadeza, especialmente esas ojeras oscuras que nos añaden años. Después de aplicar una crema y antes del maquillaje, disimula las imperfecciones con un producto antiojeras. Una vez maquillada, te puede servir para los últimos retoques. Además es un producto tan práctico que lo puedes sacar en cualquier momento del bolso. En un pispás conseguirás que la piel se vea fresca y luminosa.

Proteger

Cuidarnos del frío con plumíferos, bufandas y guantes está muy bien, pero no hay que olvidar que también la piel necesita protección. Para luchar contra los ataques atmosféricos a repetición no dudes en utilizar una crema generosa con propiedades calmantes y nutritivas.

Regenerar

Para que tu cara tenga buen color debes oxigenarte. Para reactivar las células de la epidermis cuando tendemos a la hibernación necesitamos una mascarilla que le devuelva los colores a las pieles color ceniza. Las mejillas recuperan el color rosa e incluso las pieles más apagadas, su luminosidad.

Dormir

Sin descanso no hay esperanza de verse con buena cara. ¡Salvo que formes parte de ese puñado de mujeres con genética privilegiada!

Hidratar

En invierno, con la excusa de que hace frío, a menudo nos olvidamos de beber para hidratarnos correctamente. La deshidratación, por insignificante que sea, aumenta la sensación de fatiga y deja huellas en la cara. Por la mañana, toma uno o más vasos de agua, tenga o no tengas sed. El agua tibia con zumo limón ayuda a desintoxicar. Remedio tan antiguo como el mundo, siempre y cuando uno no se exceda, ya que puede provocar acidez estomacal. Té, verde u otro, e infusiones de hierbas pueden acompañarnos a lo largo del día. El agua mineral, bébela a lo largo del día y en pequeñas cantidades.

Anuncios