yoga meditación y filosofía del yoga

Diversos estudios científicos rigurosos YA HAN DEMOSTRADO que la práctica diaria de meditación 20 minutos al día durante 8 semanas:

–    Reducen la ansiedad hasta en un 44 por ciento.
–    Reducen la depresión hasta en un 34 por ciento.
–    Reducen la percepción del dolor en un 25%.
–     Aumentan la sensación de bienestar un 45%.

Está demostrado que la mente puede crear las sustancias necesarias para relajar el nivel de conciencia y eliminar niveles dañinos de Cortisol en sangre.

Aquí os pongo además dos resúmenes de artículos interesantes:

EN PACIENTES CON ENFERMEDADES DEL CORAZÓN.
La meditación trascendental reduce casi a la mitad los eventos cardíacos.

Los pacientes con enfermedades cardíacas que practican meditación trascendental para reducir el estrés tienen una tasa de muertes, ataques al corazón y accidentes cerebrales un 50 por ciento menor que la de aquellos que no meditaban, pero siguieron programas educativos en salud.

Ha sido demostrado en un estudio realizado por investigadores del Medical College de Wisconsin, en Estados Unidos, en colaboración con el Instituto de Medicina Natural y Prevención de la Maharishi University of Management (MUM). Sus resultados fueron publicados en la edición ‘on line’ de ‘Archives of Internal Medicine’.

Este ensayo clínico se desarrolló durante nueve años y siguió la evolución de un total de 201 pacientes afroamericanos, con una edad media de 59 años de edad y cuyas arterias se habían estrechado.

Los participantes fueron divididos en dos grupos: uno que practicó técnicas de meditación trascendental y otro que recibió clases de educación en salud sobre los factores de riesgo tradicionales para sufrir eventos cardíacos, como dieta o ejercicio.

Al mismo tiempo, los participantes en este estudio mantuvieron su medicación normal para controlar los factores de riesgo cardiovascular, incluidos los antihipertensivos  y la medicación para bajar los lípidos. Esto es así porque todavía no hay datos que indiquen que se puede sustituir la medicación por meditación.

Los autores de este trabajo realizaron más análisis en dos subgrupos: uno formado por los pacientes que presentaba un alto cumplimiento de los programas de medicación y otro con los mayores niveles de estrés. Descubrieron que los pacientes que mejor seguían su tratamiento presentaban una reducción de la tasa de muerte, infarto e ictus incluso mayor (66%), mientras que el subgrupo de personas con mayores tasas de estrés presentó una reducción del 64 por ciento.

Según el director del Instituto de Medicina Natural y prevención de la MUM, Robert Schneider, estos resultados, han sido uno de los hallazgos más potentes que se han documentado hasta ahora debido a una intervención cuerpo-mente en relación con las patologías cardiovasculares.

El afirma:
“El efecto ha resultado ser tan grande o mayor que el de los tratamientos farmacológicos para enfermedades cardiovasculares. La meditación debería ser considerada como un complemento, no como un sustitutivo, para la medicación normal”.

Los resultados deberán confirmarse con más estudios.

SEGÚN LA PRESIDENTA DE LA FUNDACIÓN INTERNACIONAL DEL DOLOR.
La meditación mejora la calidad de vida de las personas con ansiedad, dolor crónico y estrés.

La meditación mejora la calidad de vida de las personas que sufren de ansiedad, estrés o dolor crónico porque “mirarse desde fuera para autoevaluarse” puede ayudar a “autosanarse”.

La presidenta de la Fundación Internacional de Dolor (FID), Mª Isabel Heraso Aragón explica:

“El cuerpo es un ‘chasis’ o una carrocería que “no aguanta tanta presión” y, normalmente, los daños psicológicos conllevan el sufrimiento físico. Una dosis alta de estrés provoca niveles elevados de cortisol en sangre que, de forma mantenida, originan problemas en el sistema inmunológico. La práctica de la meditación -también llamado en inglés ‘mindfulness’- ha demostrado mejorar la calidad de vida de las personas que sufren ansiedad, estrés o dolor crónico”.

“ Las pastillas tratan solo los síntomas, pero la meditación te enseña a verte desde el papel del observador y a no caer por el precipicio. Recomiendo a mis pacientes que se pongan pequeños letreros a diario que les recuerden que, al menos tres veces al día, tienen que mirarse desde fuera y autoevaluarse por escrito. Debemos ver dónde estamos y analizar qué situaciones permanentes nos han provocado determinadas enfermedades y sufrimiento emocional. Solo detectándolas, podremos salir de ellas”, aconseja la especialista.

Anuncios