Sin título-1

No nos engañemos, uno de los principales motivos por los que hacemos ejercicio es conseguir la figura deseada, sobre todo acabar con la grasa en determinadas partes del cuerpo. Una de las zonas que más problemas nos da suele ser la barriga, y es que lograr un vientre plano es el objetivo de la gran mayoría de nosotros. Para ello existen muchas técnicas, pero la mayoría de la gente no sabe cómo aplicarlas. En esta ocasión en Vitónica queremos dar algunos consejos para terminar con la barriga haciendo las cosas como es debido.

Dietas espartanas, largas sesiones de abdominales, horas y horas de carrera… Son algunas de las técnicas que tienen muchos a la hora de trabajar para conseguir un vientre plano. Muchas veces y en la mayoría de los casos, hacerlo sin cabeza y sin saber lo que vamos a conseguir con cada una de estas formas de entrenamiento nos acarreará un retraso en el cumplimiento de objetivos. Por este motivo es importante saber la manera más adecuada de combinar todas las diferentes formas de perder grasa que conocemos para que sean efectivas y realmente logremos el vientre que ansiamos.

Las tres claves para lograr un vientre plano y unos abdominales marcados es tener una dieta sana y equilibrada, hacer deporte aeróbico y fortalecer los músculos abdominales para que se muestren firmes y tonificados, cada uno es su sitio colocado correctamente. Todos tenemos muy claros estos principios, pero a la hora de la verdad muchas veces no sabemos cómo compaginar uno con otro. Sea como sea, todos tenemos abdominales y como tal, todos podemos conseguir que luzcan en un vientre plano, para ello simplemente debemos ponernos manos a la obra.

Conseguir rebajar la grasa de la barriga

En primer lugar antes de nada lo que debemos hacer es conseguir rebajar la grasa que está acumulada en torno a nuestra barriga y que al fin y al cabo es la culpable de que no se aprecien los abdominales y simplemente se vea ese ligero abultamiento en esta parte. La manera más habitual de acabar con la grasa que nos sobra es mediante la alimentación. Seguir una dieta hipocalórica es esencial a la hora de perder peso. Pasarnos a alimentos bajos en grasas y calorías como las verduras, carnes magras o el pescado es necesario si lo que queremos es perder la barriga que nos incordia.

El ejercicio aeróbico debe ser otro acompañamiento de la dieta. Es necesario que sepamos la mejor manera de entrenar nuestro cuerpo mediante una actividad aeróbica. Lo ideal que vamos a recomendar es alternar sesiones de entrenamiento aeróbico en las que la intensidad sea media y nos permita realizar más tiempo de actividad con otras sesiones en las que la manera de entrenar sea interválica, es decir, alta intensidad intercalada con media en un periodo corto de tiempo. Esto nos permitirá mantener el metabolismo activo por más tiempo, con lo que ello conlleva en lo que a quema de calorías se refiere.

Tonificar por medio de los abdominales

En último lugar, y como punto menos importante lo que haremos será los consabidos ejercicios abdominales. La finalidad de éstos es la de tonificar los músculos y la piel que los recubre y que después de perder grasa necesita recobrar firmeza y tersura. Por este motivo el ejercicio abdominal es necesario, aunque no sirve de nada realizar sesiones interminables pensando que con ellas estamos perdiendo toda la grasa si no lo acompañamos de los pasos descritos anteriormente. Por ello con trabajar los abdominales dos veces a la semana será más que suficiente para conseguir unos músculos bien tonificados.

Teniendo esto en cuenta y sabiendo cuáles son las prioridades lo que queremos es dar un consejo para potenciar mucho más los resultados que vamos a conseguir. A la hora de entrenar en el gimnasio siempre es mejor que el ejercicio aeróbico lo dejemos para el final, ya que el ejercicio anaeróbico lo que requiere es de energía instantánea, consumiendo la glucosa que tenemos. Al consumir toda la glucosa antes del ejercicio aeróbico lograremos obtener energía a partir de las reservas de grasa del cuerpo, de ahí que sea mejor practicar esta actividad al final de la rutina de entrenamiento.
Artículo de www.vitonica.com

Anuncios