cancer_prostata_ejercicio

De acuerdo con un estudio publicado en el Journal of Clinical Oncology (Volumen 71, página 3889), la actividad física vigorosa puede reducir el riesgo de muerte por cáncer de próstata.

Los investigadores examinaron datos de 2.705 hombres con cáncer de próstata que participaron en el Health Professionals Follow-Up Study y fueron seguidos durante 18 años. Durante el estudio, los hombres informaron de la cantidad de actividad física que realizaban cada semana, como ciclismo, correr, caminar y otros ejercicios.

Cualquier tipo de ejercicio regular mejora la supervivencia global en el cáncer de próstata, independientemente de su intensidad. Sin embargo, los hombres con cáncer de próstata que caminaban al menos 90 minutos a la semana a un ritmo normal o rápido tuvieron un 46 por ciento menos probabilidades de morir por cualquier causa, que los hombres que caminaban menos de 90 minutos a la semana a un ritmo más lento.

Lo que es más, los hombres que reportaron haber tomado parte en actividades vigorosas – por lo menos tres horas de ejercicio intenso cada semana – tenían un riesgo significativamente menor de morir de cáncer de próstata. En comparación con los hombres que se ejercitaban una hora por semana o menos, hacer ejercicio vigoroso suponía un 61 por ciento menos probabilidades de morir de cáncer de próstata.

El ejercicio tiene beneficios bien conocidos para el corazón, y estos resultados se suman a la creciente evidencia de que es bueno para la próstata, también. Si usted no ha estado haciendo ejercicio, comience lentamente y aumente progresivamente la intensidad. Es muy recomendable acudir al médico antes de comenzar a realizar cualquier actividad física después de periodos prolongados de inactividad.

Anuncios