Los médicos siempre han recomendado una buena dieta y hacer ejercicio para mantener el cuerpo y la mente sanos. Ahora un estudio presentado en el Congreso Canadiense Cardiovascular apunta que realizar una actividad física mejora las funciones cognitivas del cerebro.

Un grupo de investigadores del Instituto del Corazón de Montreal desarrollaron un experimento en el que midieron las funciones cognitivas del cerebro de varios adultos a través de exámenes neuropsicológicos como también otros para comprobar la presión de la sangre y la capacidad máxima de tolerancia del ejercicio.

Los canadienses liderados por el doctor Martin Juneau comprobaron que las personas participantes (edad media 49 años y con sobrepeso) experimentaron, además de los beneficios físicos, un incremento en sus funciones cognitivas.

Mathieu Gayda, co autor de este estudio, explicó a ABC.es que sometieron a los individuos a pruebas de la memoria a corto plazo, de atención cerebral, de velocidad del procesamiento mental y su flexibilidad. Todo esto se realizó con los cuerpos relajados, no durante el ejercicio. «Sin embargo, es posible medir la atención y velocidad del proceso cerebral durante la actividad física», declaró.

El doctor José Antonio Arias Navalón, decano de Medicina de la Universidad Alfonso X El Sabio, es experto en este tema y apunta que sí, el ejercicio es bueno para el cerebro. «El ejercicio en primer lugar, es bueno para el cuerpo en general, por lo que el correcto funcionamiento de unos órganos repercute favorablemente en el de otros, incluyendo el cerebro», explicó a ABC.es

Arias Navalón, que participará el próximo 9 de noviembre participará en la conferencia «¿Es bueno el ejercicio físico para el cerebro?» en la  XII Edición de la Semana de la Ciencia señala que la práctica de ejercicio es importante por razones «neuropsicológicas». «Mejora nuestra autoestima, nuestra tolerancia al estrés y proporciona sensación de bienestar. Estas sensaciones podrían ser debidas a la liberación de sustancias escorpioides naturales producidas en nuestro propio cerebro», añadió que también puede tener consecuencias directas sobre el cerebro, por ejemplo, en «la atrofia relacionada con la edad o incluso, según algún estudio, el desarrollo de trastornos neurodegenerativos como la enfermedad de Alzheimer».

Los atletas tienen una mejor función cognitiva Ante este panorama que no era desconocido, se abre la siguiente incógnita ¿Hacer ejercicio te hace más listo?. Para Arias Navalón esto no está tan claro. «Paradójicamente, lo que algunos estudios sí parecen encontrar es que la actividad física es mejor para las funciones intelectuales que la realización de tareas de tipo cognitivo, como resolver acertijos, puzzles o crucigramas», atisbó este experto.

El doctor canadiense Juneau es más atrevido y en una nota de prensa hace el siguiente silogismo: «Esencialmente, si una persona se puede ejercitar, más peso perderá y más listo será». Para Arias Navalón cualquier tarea física «ya es un beneficio por sí mismo».

Hipótesis y más estudios

Hay varias hipótesis que relacionan la actividad física. Para Arias Navalón este efecto se puede determinar con la medición del volumen cerebral, ya que se puede relacionar el ejercicio con la ralentización la pérdida natural de este volumen que está asociado con el envejecimiento y propone varias teorías de las que tiene conocimiento.«Hay varias hipótesis: una mejora en la circulación cerebral, la reducción del daño oxidativo, el aumento en la síntesis de algunas moléculas relacionadas con el crecimiento del tejido nervioso…Algunos trabajos sugieren que incluso podría modificar la expresión genética y secundariamente la plasticidad cerebral».

Mathieu Gayda coincide con el español en la hipótesis de la circulación cerebral y de la neurogénesis. «El ejercicio incrementa la nerurogénesis y garantiza la supervivencia de las neuronas. También aumenta el volumen en algunas partes del cerebro como el hipocampo y se enriquece con factores del ambiente», apuntó el doctor del Instituto del Corazón de Montreal.

Ante esta realidad se coloca una interrogante sobre la mesa: ¿son los atletas o futbolistas más listos por el simple hecho de dedicarse al deporte como actividad profesional? El doctor español señala que esto no se puede afirmar, ni desde el punto negativo o positivo y deja otra pregunta en el aire: «¿Hace el deporte inteligente al que lo practica o es que el que elige practicarlo lo hace porque es inteligente? Esta última opción es, al menos, un mensaje saludable para transmitir a las generaciones jóvenes».

Sin embargo, el canadiense es más preciso: «Los atletas o personas que se mantienen en forma tienen una mejor función cognitivaglobal que los sedentarios. Pero esto no significa que sean más inteligentes».

«Funcionalmente jóvenes»

En la investigación del Instituto del Corazón de Montreal apuntan que son necesario al menos 150 minutos de entrenamiento moderado a la semana para obtener mejoras del sistema cognitivo. Sin embargo para el decano de medicina de la Universidad Alfonso X El Sabio no existe «una pauta especial» conocida para que el ejercicio repercuta en beneficio del cerebro. «De momento habrá que realizar ejercicicio físico sin pensar que pueda resultar mejor o peor para un órgano en particular, sino más bien con el objetivo de mejorar globalmente nuestra salud».

Este experto destaca que en general es preferible realizar el ejercicio aeróbico, como correr o caminar que el anaeróbico, como levantar pesas. Considera que aún se necesitan más estudios sobre este tema «porque sin duda vale la pena».

Pero mejorar la función cognitiva no repercute solamente sobre el individuo sino sobre los países en general. La revista «Proceedings» de la Academia Nacional de las Ciencias (Estados Unidos) publicó un estudio en diciembre en el que se aseguraba que la función cognitiva es mejor indicador «del impacto» del envejecimiento en un país que la edad real de las personas. Según dicha investigación mantenerse «funcionalmente joven» es de gran beneficio para la economía de los países. En Europa y Estados Unidos, a pesar que hay mucha población mayor de 65 años, ésta es funcionalmente «más joven» que personas de esta misma edad en otras regiones como México o China.

Anuncios