Alerta contra el sedentarismo de niños y adolescentes en tiempos de coronavirus

La cardióloga infantil Mª Ángeles Tejero alerta del aumento del dolor torácico y ahogo con esfuerzo por la falta de entrenamiento y llama a movilizar a los menores pese al covid.

En clase de kárate: Un grupo de niños practica este deporte en el club Atama, cumpliendo con las medidas de seguridad establecidas. -

En clase de kárate: Un grupo de niños practica este deporte en el club Atama, cumpliendo con las medidas de seguridad establecidas. –

«Que una pandemia no nos haga perder la vista de la otra, la que ya teníamos encima y que ahora, entre ola y ola, nos sigue salpicando y está empeorando la situación de la que veníamos». Así de rotunda se muestra la cardióloga pediátrica del hospital Reina Sofía Mª Ángeles Tejero, que considera necesario lanzar una alerta contra el sedentarismo. «A día de hoy, el 50% de los casos que vemos en consulta derivados por Atención Primaria son por dolor torácico y dificultad para respirar con esfuerzos moderados, como subir varios tramos de escaleras o una carrera corta y el 95% están relacionados con la falta de entrenamiento y no presentan ninguna anomalía cardiológica subyacente». Conviene tomárselo en serio. Según la doctora Tejero, las cifras de sobrepeso y obesidad infantil, que antes de la pandemia afectaban a entre un 35% y un 41% de los menores, lejos de retroceder, están creciendo de forma preocupante. La práctica de hábitos saludables relacionadas con la actividad física, que en el 2019 seguían solo un 36% de los niños y adolescentes se han reducido drásticamente. «En consulta, cuando se les pregunta si hacen alguna actividad física de forma regular, la mayoría dice que no».

[Sigue aquí en directo las últimas noticias sobre el coronavirus en Córdoba]

Pero ¿cuál es el efecto del sedentarismo y la obesidad? Según la especialista, «tiene consecuencias graves no solo para la salud física sino psicológica» que se están viendo agravadas en el actual contexto de aislamiento social.

Según la Organización Mundial de la Salud, un niño debe realizar al menos 60 minutos al día de «actividad física moderada-vigorosa». La doctora insiste en que «sacar al niño a andar media hora el fin de semana no es suficiente».

En este sentido, Tejero recuerda que «la obesidad en la infancia y adolescencia no es una cuestión estética sino que va a predecir la obesidad del adulto y los problemas que esta conlleva» como problemas de presión arterial, colesterol elevados, alteraciones ortopédicas como tibia vara, alteraciones de la articulaciones, dolor osteoarticular que limita aun más el ejercicio favoreciendo la ganancia de peso, etc. Los trastornos del sueño como la apnea también son frecuentes por la falta de actividad física, lo que influye en la circulación pulmonar. Además «la falta de sueño de calidad acaba provocando disminución de la atención y empeoramiento del rendimiento escolar», indica.

Recomendaciones

Para combatir estos y otros problemas, la cardióloga recomienda realizar una actividad física moderada o vigorosa al menos una hora al día, intercalando actividades vigorosas para el fortalecimiento muscular y óseo tres veces por semana. También sugiere limitar el tiempo delante de las pantallas a un máximo de 2 horas al día, que los padres compartan con los hijos la actividad física para «predicar con el ejemplo» y crear hábitos saludables desde la infancia, así como aprovechar cualquier actividad cotidiana para moverse, ya sea subiendo escaleras o desplazándose en bici. La doctora considera que «son preferibles las actividades en grupo y al aire libre» y recomienda aumentar el esfuerzo progresivamente. Todo ello, manteniendo siempre las medidas de seguridad que marca la pandemia.

Benjamín Castro, instructor de kárate en el club Atama, percibe un cambio en la movilidad física y la actitud psicológica de los niños. «Este año tenemos menos alumnos por el miedo de los padres, que están descuidando una parte muy importante para su desarrollo como es la actividad deportiva», explica. En su club, las prácticas se han adaptado a la pandemia, tanto en los horarios como en las actividades que ponen en práctica, sustituyendo en gran medida las prácticas de grupo por el entrenamiento individual. «Tenemos techos de 5 metros y máquinas que renuevan el aire en las salas, los niños llevan mascarillas, se desinfectan los pies y las manos y se respetan las distancias de seguridad», señala, «todo eso es importante, pero también es fundamental conseguir que los menores puedan seguir aprendiendo y socializando a través del deporte y que tengan la oportunidad de desconectar de esa negatividad que perciben por todas partes». Benjamín recomienda el kárate «porque es un deporte muy completo que te permite trabajar todo el cuerpo, como la natación y es apto tanto para niños, como para adultos y personas mayores». Los efectos de esa tendencia al sedentarismo que se venía produciendo desde antes de la pandemia no son nuevos aunque se han acentuado ahora. «La falta de actividad física hace que cada vez tengan más problemas de psicomotricidad y de coordinación».

La doctora Tejero atiende a un niño en la consulta de Cardiología. Foto: CHENCHO MARTÍNEZ

José Ojeda, entrenador del equipo Paco Pradas de fútbol de cadetes, coincide en que desde hace unos años, se perciben «los problemas crecientes de coordinación» por falta de juego y entrenamiento que se da en edades tempranas, algo que constituye un hándicap también para quienes quieren practicar algún deporte después «porque no van a alcanzar el mismo nivel que si estuvieran coordinados». La coordinación, explica, se tiene que trabajar desde los cuatro o cinco años. «El covid ha hecho que pasen horas con las pantallas y si no, tienen muchas actividades extraescolares sedentarias, así no les queda tiempo para jugar y hacer deporte, lo que dificulta esa parte tan importante para su aprendizaje», señala Ojeda. El efecto pandemia no solo se nota en los que nunca hacían ejercicio antes, sino en los que pararon en el confinamiento. «Fue duro recuperar la forma física en septiembre».

FUENTE: https://www.diariocordoba.com/

No hay límites para los beneficios cardiovasculares del ejercicio

Un estudio de la Universidad de Oxford señala que no existe umbral en la relación del deporte y enfermedades cardiacas.

Un estudio publicado en PLOS Medicine, de la Universidad de Oxford, en Reino Unido, señala que la actividad física no solo se asocia con un menor riesgo de enfermedad cardiovascular, sino que no existe un umbral para esa asociación, con el riesgo más bajo de enfermedad cardiovascular observado para aquellos que son más activos.

El estudio demuestra que existe una asociación inversa entre la actividad física autoinformada y la aparición de enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, los autores de la investigación señalan que existe “incertidumbre” sobre el rango de esta asociación, especialmente en los niveles más altos de actividad física.

En el nuevo estudio, los investigadores utilizaron datos de 90.211 participantes del Biobanco del Reino Unido sin enfermedad cardiovascular previa que aceptaron usar un acelerómetro para medir su actividad física durante un período de 7 días entre 2013 y 2015.

La publicación explica que los participantes en la categoría más baja de actividad física fumaban más, tenían un índice de masa corporal y proteína C reactiva más altos, y con mayor frecuencia se les diagnosticaba hipertensión. En general, se diagnosticaron 3.617 casos de enfermedad cardiovascular en los participantes durante un promedio de 5,2 años de seguimiento.

Menos probabilidades de tener enfermedad cardiovascular

Las personas en cada cuartil creciente de actividad física, para actividad de intensidad moderada, actividad de intensidad vigorosa y actividad física total, tenían menos probabilidades de tener enfermedad cardiovascular. “Por ejemplo, en comparación con aquellos en el cuartil más bajo, aquellos en el segundo cuartil de ejercicio de intensidad moderada tenían un 71 por ciento de probabilidades de ser diagnosticados con enfermedad cardiovascular, los del tercer cuartil tenían un 59 por ciento como probable y aquellos en el cuartil más alto tenían un 46 por ciento de probabilidad”, explican los autores.

Aiden Doherty, del Departamento de Salud de la Población Nuffield, de la Universidad de Oxford, y uno de los autores principales del estudio, resalta que “este es el estudio más grande jamás realizado sobre actividad física y enfermedades cardiovasculares exquisitas medidas con dispositivos. Muestra que la actividad física es probablemente incluso más importante para la prevención de enfermedades cardiovasculares de lo que pensábamos anteriormente”, afirma.

Deporte para prevenir las enfermedades cardiovasculares

Terry Dwyer, del Departamento Nuffield de Salud Reproductiva y de la Mujer de la Universidad de Oxford y autor principal de este estudio que relaciona cantidad de ejercicio físico y beneficio cardiovascular, añade que “los resultados de este estudio mejoran la confianza en que es probable que la actividad física sea una forma importante de prevenir las enfermedades cardiovasculares”.

Por su parte, Rema Ramakrishnan, del Departamento Nuffield de Salud Reproductiva y de la Mujer, de la Universidad de Oxford, y primera autora de este estudio, señala que “confiamos en los hallazgos del estudio porque la actividad física se evaluó objetivamente mediante una herramienta más válida que puede capturar la frecuencia, la intensidad y la duración de la actividad física en lugar de la autoinformada por los participantes”.

FUENTE: https://www.redaccionmedica.com/

La práctica de actividad física en el tiempo libre incrementa los niveles de inteligencia emocional

La práctica de actividad física en el tiempo libre se relaciona con mayores niveles de inteligencia emocional, según un estudio en el que ha participado la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM). Pese a que esa relación entre actividad física y mayores niveles de inteligencia emocional se manifestaba en todos los casos analizados, por sexos, “los hombres que realizaban más actividad física en el tiempo libre mostraban mayores niveles de claridad emocional y reparación emocional, mientras que, en las mujeres, la variable más desarrollada era la atención emocional”, explica Gabriel Rodríguez, investigador del departamento de Deportes de INEF-UPM y uno de los autores de este trabajo.

Imagen de la noticia

Redacción. La práctica de actividad física en el tiempo libre se relaciona con mayores niveles de inteligencia emocional.

Así lo pone de relieve un estudio en el que ha participado la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), que, además, revela diferencias entre hombres y mujeres en las habilidades más beneficiadas.

“Es bien conocida la relación de la actividad física y deportiva con beneficios físicos, sociales o psicológicos. La inteligencia emocional es un concepto relativamente novedoso, una habilidad a la que se le atribuyen numerosas ventajas y que se ha relacionado con éxito profesional y mejor salud psicológica, entre otros”, explica Gabriel Rodríguez, investigador del departamento de Deportes de INEF-UPM y uno de los autores de este trabajo, en el que también participaron Jorge Acebes, de la Universidad Francisco de Vitoria, e Ignacio Díez Vega, de la Universidad Europea.

Para comprobar si hay una relación entre la práctica de la actividad física y una mejora de la inteligencia emocional, los investigadores llevaron a cabo diferentes estudios, tanto entre estudiantes de grado, como con alumnos de secundaria en la Comunidad de Madrid, con una muestra de más de 3.000 estudiantes en total.

A todos ellos se les pidió que participasen en una encuesta sobre sus hábitos de actividad física y deportivos, que incluía también 24 ítems relacionados con la inteligencia emocional.

Tras analizar los resultados de las encuestas, los investigadores constataron que aquellos estudiantes que realizaban actividad física en su tiempo libre, es decir, la que no se realiza en el tiempo de trabajo o estudio ni en los desplazamientos habituales, presentaban mejores resultados en el test de inteligencia emocional que contemplaba variables como la atención, claridad y reparación emocional.

“Las actividades físico deportivas presentan el contexto idóneo para plantear la percepción y expresión de emociones, favorecen la comprensión emocional y recrean situaciones en las que se hace necesario regular las emociones”, explica Gabriel Rodríguez.

“Nuestros trabajos demostraron que los estudiantes que hacían más actividad física en el tiempo libre tenían mayores niveles de atención y reparación emocional”, añade Rodríguez

Diferencias entre hombres y mujeres

Pese a que esa relación entre actividad física y mayores niveles de inteligencia emocional se manifestaba en todos los casos analizados, por sexos, “los hombres que realizaban más actividad física en el tiempo libre mostraban mayores niveles de claridad emocional y reparación emocional, mientras que, en las mujeres, la variable más desarrollada era la atención emocional”, explica Rodríguez.

“El hecho de relacionar las experiencias que se viven durante la práctica de actividad física, sobre todo en la realizada de manera voluntaria en el tiempo libre, con la inteligencia emocional, dota a la actividad física de un nuevo argumento para su práctica. No obstante, son necesarias futuras investigaciones para seguir ahondando en estas relaciones y en los mecanismos que las desarrollan”, concluye Gabriel Rodríguez.

FUENTE: https://www.rrhhpress.com/

Siete hábitos que te hacen envejecer de forma prematura y cómo hacerles frente

Tener un estilo de vida sedentario y pasar mucho tiempo sentado acelera de manera importante el envejecimiento. Las personas que tienen poca actividad física presentan menos telómeros – regiones del ADN altamente relacionadas con el envejecimiento – que quienes hacen algo de actividad física. Entre los hábitos de vida saludable se encuentran “beber más agua, reducir el consumo de azúcares añadidos o libre, aumentar el consumo de frutas y verduras, reducir los ultraprocesados, consumir menos carne roja, etc.”

En este sentido, igual que hay hábitos que pueden ayudarnos a mantenernos más jóvenes, y envejecer de manera más saludable, también hay otros que nos harán envejecer prematuramente y no es lo que queremos. Conocer cuáles son estos hábitos nos permitirá reconocerlos y saber cómo ponerles remedio.

La vida sedentaria

Istock 000072176721 Medium 1

Tener un estilo de vida sedentario y pasar mucho tiempo sentado acelera de manera importante el envejecimiento. Las personas que tienen poca actividad física presentan menos telómeros – regiones del ADN altamente relacionadas con el envejecimiento – que quienes hacen algo de actividad física.

Todo lo que tienes que saber sobre los antioxidantes: cuáles son sus funciones y en qué alimentos puedes encontrarlos

Para muchas personas, como aquellos de nosotros que teletrabajamos o tenemos un trabajo de oficina que nos obliga a estar sentados ocho horas, es difícil evitar pasar mucho tiempo en la silla y parados. Pero hay algunas cosas que podemos hacer como levantarnos de vez en cuando mientras trabajamos, hacer deporte, ir caminando al trabajo si la distancia es accesible, realizar ejercicios con el mobiliario o, incluso, tener una mascota que nos ayude a salir de casa y movernos más.

No descansar lo suficiente o dormir poco

El número de horas que dormimos y la calidad de nuestro sueño es mucho más importante de lo que a veces creemos. No solo parece que podría estar relacionado – todavía no está absolutamente confirmado pero algunas investigaciones señalan esta posibilidad – con el aumento del riesgo de padecer Alzheimer debido a un aumento de la liberación de proteína tau, sino que podría provocar que el cerebro eliminara neuronas y conexiones sinápticas.

Investigadores como Matthew Walker encuentran que, envejecer afecta a la calidad de nuestro sueño, pero que dormir mal también afecta al envejecimiento acelerándolo. Evitar los dispositivos electrónicos un rato antes de irnos a dormir, realizar deporte de manera habitual – aunque no inmediatamente antes de irnos a dormir -, mantener un ambiente adecuado que incentive el sueño, etc., puede ayudarnos a mejorar y aumentar las horas que dormimos.

Istock 1041003406

Fumar

Consumir tabaco es uno de los hábitos más nocivos que podemos encontrar y uno de los que más se repite cuando hablamos de cosas que deberíamos cambiar para estar más saludables y este caso no es diferente. Las investigaciones encuentran que el consumo de tabaco está relacionado con los patrones de metilación del ADN en dos genomas concretos y esto estaría directamente relacionado con el envejecimiento.

Esto por no hablar de cómo afecta a nuestra piel, haciendo que tenga un aspecto más envejecido, decoloración, irritación en los ojos y en la piel y un largo etc., que puede hacer que parezcamos más mayores de lo que somos.

No proteger de manera adecuada la piel

Efectivamente, el aspecto de la piel influye enormemente en nuestro envejecimiento o, al menos, en la percepción que tenemos y tienen los demás de nuestra edad. Por ello, protegerla de elementos externos, como el sol, es extremadamente importante.

Para ello podemos (y deberíamos) usar protector solar tanto en verano como en invierno, hidratarnos bien, utilizar protectores especiales para la cara y los labios, limpiar y exfoliar bien.

Istock 178062503 1

Tener una alimentación poco saludable

Si hay algo que sabemos es que mantener una alimentación saludable nos ayuda a envejecer de manera más sana. Pero es que comer de manera poco sana puede afectar seriamente a nuestro envejecimiento, acelerándolo. El consumo habitual de azúcares añadidos, alimentos ultraprocesados o carnes rojas, puede afectar a nuestro estado celular.

Beber más agua, reducir el consumo de azúcares añadidos o libre, aumentar el consumo de frutas y verduras, reducir los ultraprocesados, consumir menos carne roja, etc., nos ayudarán a vivir de forma más saludable, envejecer mejor y vivir más.

Mantener niveles altos de estrés

El estrés forma parte de la vida de muchos nosotros en los últimos años. El caso es que por muy habitual que pueda ser, la realidad es que tiene efectos negativos en nuestra salud. Uno de estos efectos es el envejecimiento prematuro. Para empezar, nuevas investigaciones han encontrado que, efectivamente, el estrés puede hacer que nos salgan canas. También puede provocar que seamos más vulnerables a diferentes enfermedades y que envejezcamos de manera prematura.

Hacer ejercicio de manera regular, aprender técnicas de relajación y respiración, escuchar música, llevar a cabo cierta desconexión digital, tener una mascota, acudir a terapia, etc., son algunas cosas que podemos realizar para luchar contra el estrés.

Istock 1157619441 1

Consumir alcohol

Igual que ocurre con el tabaco, el consumo de alcohol es uno de esos hábitos nocivos para todos los aspectos de nuestra salud y esto incluye al envejecimiento. No solo por dentro, sino también por fuera ya que se notará de manera muy importante en nuestra piel.

La solución es reducir o abandonar por completo el consumo de alcohol. Si, además, cambiamos el alcohol por bebidas saludables como el agua, infusiones, aguas de sabores, etc., mejor que mejor para nuestra salud y nuestro envejecimiento.

FUENTE: https://www.vitonica.com/

 

Todo lo que debes saber, antes de comenzar con el plan de actividad física en el embarazo

Como profesionales de la actividad física ya sabemos que hacer actividad física en el embarazo y post parto tiene múltiples beneficios, pero también hay que tomar recaudos según el American College of Sport Medicine – ACSM y el American College of Obstetricians and Gynecologists ACOG.

La realización de actividad física moderada de manera constante mejora la salud y la calidad de vida. Según la Organización Mundial de la Salud – OMS para cualquier adulto y, por tanto, para cualquier mujer, la actividad física es un factor determinante del equilibrio energético y del control de la masa con propiedades para la salud como la reducción de la tensión arterial, la mejora en el nivel de colesterol y el control de la hiperglucemia, sobre todo en personas con exceso de masa (Miranda, M.D.; Navío, C. (2013)).

Por tanto, las razones para recomendar actividad física en el embarazo son muchas:

  • Previene el aumento exagerado de peso.
  • Ayuda a prevenir y reducir la aparición de várices; alivia los dolores de columna y espalda, típicos de este período por las malas posturas que adopta la mamá; previene y mejora la hipertensión y la constipación.
  • Facilita tener un mejor parto, ya que se trabaja la musculatura del suelo pélvico y el periné, zonas fundamentales en el momento de dar a luz.
  • Reduce el estrés y mejora el humor.
  • Ayuda a dormir mejor.
  • Levanta la autoestima. Al verse bien y activa, la mamá se siente más segura.
  • Prepara para el amamantamiento: trabajar los músculos de los brazos, bíceps, tríceps y deltoides es muy importante ya que participan activamente en el momento de sostener y amamantar al bebé.
  • Oxigena el cuerpo, favorece el movimiento circulatorio general.
  • Al sentirse bien, le transmitirá esa sensación a su bebé, que también se beneficiará con el estímulo de adrenalina que genera al estar en movimiento.

Según el ACOG, el Colegio Americano en Ginecología y Obstetricia hay contraindicaciones absolutas para la realización de actividad física durante el embarazo:

  • Gestación Múltiple en riesgo de parto prematuro.
  • Roturas de membranas ovulares.
  • Cuello uterino incompetente (cerclaje).
  • Sangrado en el 2° y 3° trimestre.
  • Preeclampsia, presión por el embarazo.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Crecimiento intrauterino retardado.
  • Infección aguda.
  • Placenta previa.
  • Enfermedad de miocardio activa.

Además, mencionan contraindicaciones relativas al ejercicio durante el embarazo:

  • Anemia grave.
  • Hipertensión mal controlada, arritmias.
  • Diabetes tipo 1 mal controlada.
  • Hipertiroidismo mal controlado.
  • Bronquitis crónica.
  • Extremo bajo peso, anorexia.
  • Restricción del crecimiento uterino.

¡No debemos dejar de lado las señales de alerta para discontinuar el ejercicio durante el embarazo, PARA!

  • Dolor en el pecho.
  • Sangrado vaginal.
  • Debilidad muscular.
  • Pérdida de líquido amniótico.
  • Disminución de los movimientos fetales.
  • Dolor en las pantorrillas, hinchazón.
  • Dolor de cabeza.

El colegio Americano de Medicina del Deportes, nos da algunas pautas de trabajo para que consideremos previo a la planificación de la actividad, con respecto a la frecuencia, duración, tipo de ejercicio e intensidad:

  1. FRECUENCIA:
    Se debe realizar ejercicio físico 3 veces por semana en el 1º y 3º trimestre de embarazo pudiendo alcanzar para las mujeres que realizaban actividad física antes del embarazo hasta 5 veces/semana en el 2º trimestre.
  1. DURACIÓN:
    Cada sesión debe ser de 15 minutos hasta duraciones máximas de 30 minutos en su fase principal, con 5 –15 minutos de calentamiento y 5-15 minutos de vuelta a la calma.
  1. TIPO DE EJERCICIO:
    Gimnasia, yoga, ejercicios con pelotas, natación & aqua gym. Ejercicios de bajo impacto
  1. INTENSIDAD:
    El colegio Americano recomienda el uso de la Escala de Borg (RPE) para monitorizar intensidad de ejercicio, recomendando entre 12 y 14, como la intensidad máxima. La frecuencia cardiaca no resulta tan válida como índice de monitorización de intensidad de ejercicio, dadas las alteraciones que sufre a lo largo del avance de la gestación.
    Desde Embarazo Activo utilizamos con muy buenos resultados, el test del habla y mirar la coloración y estado general de la alumna.

Como resumen, las consideraciones a tener en cuenta:
Durante la actividad física:

  • No realizar saltos. No trotar.
  • Evitar Valsalva.
  • Evitar subir la temperatura corporal más de 38º.
  • Evitar cambios bruscos de posturas.
  • Evitar posición supina.
  • Controlar el tono de la piel de la mamá.
  • Evitar el trabajo en anaerobiosis, falta de oxígeno.

Especialistas crean el Oncosaludómetro

Desde la Fundación CRIS contra el cáncer ha creado el Oncosaludómetro que valora si cumples con los hábitos saludables que pueden evitar la aparición de cáncer. Está basada en evidencias científicas que tiene el objetivo de concienciar a la población de la importancia de adquirir esas rutinas sanas.

CRIS contra el cáncer ha lanzado el Oncosaludómetro, una herramienta diseñada para valorar si tus hábitos de vida te ayudan a evitar los distintos tipos de cáncer relacionados con el estilo de vida.

Es un sencillo cuestionario de 10 preguntas en las que se valoran las 5 claves que se deben tener en cuenta para la prevención: peso, tabaco, alcohol, vida activa y alimentación. Al finalizar, da una serie de recomendaciones concretas, basadas en la evidencia científica, para cambiar tus hábitos y hacer elecciones más saludables en tu vida diaria.

El Oncosaludómetro ha sido diseñado por la Doctora en Bioquímica y Biología Molecular y Máster en Nutrición, Emilia Gómez Pardo, a partir de las recomendaciones basadas en evidencias científicas del Fondo Mundial para la Investigación en Cáncer (WCRF-AICR), institución de referencia en prevención de cáncer y estilo de vida. Esta institución lleva a cabo un programa, Programa de Actualización Continua, en el que analiza la investigación global de cómo la dieta, la nutrición y la actividad física afectan al riesgo de cáncer, así como a su supervivencia.

PAUTAS Y DETECCIÓN

Marta Cardona, directora de CRIS contra el cáncer, explica la importancia del Oncosaludómetro. “Somos una fundación dedicada exclusivamente a investigación de cáncer”, afirma. “Hemos creído necesario lanzar esta herramienta para concienciar a la población del impacto real que tienen los malos hábitos en la salud. Queremos, de forma sencilla, dar pautas acerca de cómo cambiar esos hábitos con el objetivo de evitar el desarrollo de los tipos de cáncer vinculados directamente al estilo de vida”.

“Para nosotros era esencial que el Oncosaludómetro estuviera basado en evidencias científicas, aportando el rigor necesario a una herramienta de estas características. Según diversas investigaciones, entre un 30% y un 50% de casos de cáncer se puede evitar modificando el estilo de vida”, añade.

Por su parte, la Dra. Emilia Gómez Pardo explica que “es vital que las personas conozcan la conexión que existe entre la mala alimentación, la inactividad física y el riesgo de cáncer. Se estima que uno de cada tres cánceres comunes es evitable a través de una dieta sana, actividad física regular y manteniendo un peso saludable. Por ejemplo, con el consumo recomendado por la OMS de fibra y un patrón alimenticio saludable el 40% de los cánceres colon-rectales se pueden prevenir. Además de disminuir el riesgo de padecer cáncer gástrico, de páncreas y de mama,  diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares”.

También resalta la importancia de la actividad física: “seguir las recomendaciones de la OMS de 150-300 minutos de actividad física a la semana es esencial. Una mayor actividad física se relaciona con un menor riesgo de, al menos, siete tipos de cáncer: de colon en hombres,  de mama femenino, de endometrio, de riñón, mieloma,  de hígado y linfoma no Hodgkin en mujeres. También se asocia a una mayor supervivencia y a una disminución de los efectos secundarios de los tratamientos en algunos tipos de cánceres”.

Otro de los aspectos que destaca la Dra. Gómez es que solamente el sobrepeso y la obesidad, condiciones derivadas mayoritariamente del estilo de vida, están relacionados con, al menos, 12 tipos de cáncer.

ACCESO

El lanzamiento del Oncosaludómetro por parte de CRIS contra el cáncer es la culminación de la colaboración con la Dra. Emilia Gómez, ya que hace unos meses presentaron de forma conjunta las 5 Claves para Prevenir el Cáncer, una guía sencilla que ofrece pautas que debemos incluir en nuestro día a día para prevenir el riesgo de tener cáncer: peso, alimentación, tener una vida activa, evitar el alcohol y el tabaquismo.

Al finalizar el Oncosaludómetro quien lo desee recibirá esta guía de forma gratuita.

También se podrá realizar un cuestionario que valora tu nivel de conocimiento en relación al cáncer. CRIS contra el cáncer también continuará en 2020 llevando a cabo los talleres “Nutrición: tu tendencia más saludable”, charlas prácticas impartidas por la Dra. Gómez.

Para acceder al Oncosaludómetro, entrar aquí.

FUENTE: https://www.cmdsport.com/fitness/actualidad-fitness/especialistas-crean-oncosaludometro/

Especialista de Quirónsalud recuerdan que hábitos saludables reducen hasta un 30% las probabilidades de cáncer

Los especialistas de los hospitales Quirónsalud Sagrado Corazón e Infanta Luisa de Sevilla quieren manifestar, con motivo del Día Mundial Contra el Cáncer que se celebra este martes, 4 de febrero, la importancia de adoptar unos hábitos de vida saludables, ya que hacer ejercicio físico continuado, la dieta mediterránea, moderar la ingesta alcohólica y el abandono del tabaco, disminuirían en un 30% las probabilidades de padecer algunos tipos de cáncer.

Y es que según el jefe de servicio de oncología de los hospitales Quirónsalud Sagrado Corazón e Infanta Luisa, Pedro Valero, los factores ambientales son determinantes en el desarrollo de la enfermedad. Y añade, según un comunicado, que en los últimos años ha aumentado la incidencia de cáncer, sobre todo, de mama, pulmón, en el caso de la mujer; y colon, en ambos sexos.

Según Valero, en parte, se debe al diagnóstico precoz y a que los hábitos de vida saludable se han extendido en la población desde hace pocos años, por lo que, a su juicio, todavía pesan malos hábitos de los que vemos ahora las consecuencias, como tabaco, vida sedentaria, sobrepeso, entre otros.

“No podemos olvidar que el diagnóstico precoz, la mejora de los tratamientos y la aparición de nuevas terapias y fármacos han mejorado ostensiblemente el pronóstico de la enfermedad que ha hecho que algunos tipos de cáncer se hayan convertido hoy en día en enfermedades crónicas”, señalan desde ambos centros hospitalarios.

Las nuevas técnicas de diagnóstico por la imagen (resonancia de alta resolución, PET-TAC o los ecógrafos de última generación, entre otros) permiten detectar lesiones incipientes aumentando las posibilidades de curación. También las nuevas terapias físicas como los aceleradores más avanzados, la protonterapia, la radiología intervencionista y las técnicas quirúrgicas, nos ofrecen nuevas herramientas para luchar contra determinado tipo de tumores, explica el especialista.

Asimismo, la caracterización molecular de los tumores permite la posibilidad de recibir terapias dirigidas, más eficaces que los tratamientos generalizados como la quimioterapia y con menos efectos secundarios. Muchas de ellas orales, como es el caso de algunos tipos de carcinoma de pulmón, los carcinomas de mama hormonodependientes resistentes a la primera línea de tratamiento antihormonal, el 50% de los melanomas, con mutación de BRAF, etcétera.

En cuanto a la radioterapia, en la actualidad se ha conseguido, gracias al avance de la tecnología, realizar tratamientos imposibles hace 15 años. “La precisión con la que se trata el área diana hoy día es perfecta”, asevera Pedro Valero, quien indica que los nuevos aceleradores llevan en su cabezal un foco de rayos X que permite seleccionar a través de un TAC de baja dosis la zona diana según la anatomía de cada órgano y en cada paciente. Así, permite que órganos vecinos reciban una mínima radiación, pudiendo aumentar la dosis hasta tasas de radicalidad y, por tanto, conseguir la curación en tumores localizados.

Por último, el oncólogo ha señalado la inmunoterapia como “uno de los grandes descubrimientos de la última década”, ya que ha permitido conocer cuál es el mecanismo por el que los tumores convierten en “ciegas” a las células defensivas. “Actualmente, en nuestra práctica diaria empleamos tratamientos inmunoterápicos que revierten este mecanismo, permitiendo el reconocimiento de las células tumorales como nocivas e iniciando el proceso de destrucción”, concluye. EL DEPORTE COMO HERRAMIENTA DE RECUPERACIÓN DEL PACIENTE

Por su parte, la doctora María Valero, del Servicio de Oncología de los hospitales Quirónsalud Sagrado Corazón e Infanta Luisa, apunta los beneficios del deporte en las pacientes con cáncer de mama. Explica que a través del programa conjunto entre Quirónsalud y Onconavanze, ‘Vida-on’, “se han beneficiado decenas de mujeres de la práctica deportiva, que comenzó con ejercicios en piscina, continuó con grupos de marcha nórdica y que ahora incorporará la práctica del remo, que está demostrado explica la doctora, que contribuyen a la mejor recuperación de las pacientes con cáncer de mama, tanto física como anímicamente”.

Además, se ha puesto en marcha un estudio de investigación junto con la Universidad de Sevilla, mediante el cual, se han establecido una serie de indicadores para parametrizar los efectos de la práctica deportiva sobre la enfermedad y poder obtener evidencias científicas sobre los beneficios que este tipo actividades ejercen sobre las pacientes con cáncer de mama.

Fuente: http://www.lavanguardia.com

Niveles altos de aptitud física vinculados con un mejor pensamiento y memoria

power dumbell2

Varios estudios han asociado la actividad física con beneficios cognitivos para la salud. Un estudio presentado en la reunión del Colegio Europeo de Neuropsicofarmacología exploró el vínculo entre el estado físico y la salud del cerebro en 1.200 adultos jóvenes de entre 20 y 59 años, con una edad promedio de 30 años. Los participantes se sometieron a escáneres cerebrales para evaluar su memoria, agudeza, juicio y razonamiento, así como una prueba de velocidad para caminar para evaluar su nivel general de condición física.
Los resultados encontraron que las personas que obtuvieron mejores resultados en la prueba de aptitud física también obtuvieron mejores resultados en las pruebas de pensamiento. Los investigadores notaron que estos resultados fueron consistentes incluso cuando factores de confusión como el género, la edad, la presión arterial, la diabetes y el índice de masa corporal.

FUENTE: Sexton, C.E., et al. The influence of aerobic fitness on cerebral white matter integrity and cognitive function in older adults: Results of a one-year exercise intervention. Hum. Brain Mapp. 2013, 34, 2972–2985.

Entrenar la fuerza en mayores aumenta su masa muscular y funcionalidad

Expertos de la Universidad Católica de Murcia (UCAM) han llevado a cabo una investigación en la que concluyen que el entrenamiento con fuerza ofrece grandes resultados en mayores de 65 años. Los resultados han sido publicados en la revista “Scientific Reports” y certifican que el entrenamiento de fuerza, a través de un circuito de resistencia de intensidad moderada a alta, logra unos efectos muy positivos en diferentes parámetros de composición corporal, autonomía funcional, fuerza muscular y calidad de vida en ancianos en tan solo 12 semanas.

senior_exercise_1439078c

  • ‘El sedentarismo está acabando con nosotros, pero así podemos hacerle frente. En el artículo más abajo se anima a “hacer algo de deporte para superar las malas cifras actuales que dicen que la mitad de los españoles no hacen ejercicio nunca, según el Eurobarómetro. Y, para ello, hay que romper la primera excusa que dice la encuesta para explicar por qué no hacemos deporte: el 45% dice que es por falta de tiempo”.

FUENTE:
https://as.com/deporteyvida/2019/07/04/portada/1562262012_805954.html
https://www.revistagq.com/cuidados/articulo/como-acabar-con-el-sedentarismo-cuidar-salud-consejos

Porqué es importante no dejar de hacer deporte en verano

El 40% de los españoles hace más deporte en verano. El análisis del comparador de seguros de salud Acierto.com analiza también las comunidades más activas de nuestra geografía y los beneficios de no abandonar el deporte en los meses veraniegos.

Nos hace sentirnos mejor, estimula la secreción de serotonina, nos pone en forma, acelera nuestro metabolismo, nos ayuda a descansar bien… Que el deporte conlleva múltiples beneficios para nuestra salud es una realidad sobradamente conocida. Sin embargo, con la llegada del verano y las altas temperaturas hacerlo al aire libre puede convertirse en un auténtico suplicio. Por no hablar del cambio de rutina que suponen las vacaciones y de otras dificultades añadidas.

Los datos reflejan que los españoles no son demasiado activos, pues el último informe elaborado por el comparador de seguros de salud Acierto.com   muestra una tasa de sedentarismo del 57%. Pero al llegar el verano, hasta  2 de cada 5 consultados incrementa la frecuencia cuando llega esta época del año.

ASÍ ES EL DEPORTISTA ESPAÑOL

Este incremento de la práctica deportiva no tiene tanto que ver con que los días alargan y apetece más hacer ejercicio al aire libre, sino con razones estéticas y con la operación bikini tardía. Así lo reconocen hasta 3 de cada 5 encuestados por el comparador que, lejos de mejorar su estado físico, lo que quieren es presumir de buen tipo. Le siguen aquellos que quieren estar más sanos y los que desean adelgazar. El resto alega otros argumentos como divertirse, conocer gente nueva, etcétera. Son muchos los que se ponen a régimen a última hora y más los que optan por una dieta milagro, en estas últimas creen hasta el 64% de los españoles.

Los más activos durante esta época del año son los baleares y madrileños, seguidos de los riojanos. Los extremeños y gallegos se encuentran en el lado opuesto de la balanza.

Otra variable que influye es el nivel socioeconómico. Cuanto más alto es éste, más ejercicio se hace y más dinero se gasta en equipamiento deportivo (la media española ronda los 90 euros).

A los españoles les gusta hacer ejercicio con sus amigos, ya que lo hacen 2 de cada 5. Casi la misma proporción opta por hacerlo en solitario, mientras que el resto alterna o se va con algún familiar, compañero de trabajo o similar. Aunque estos son la última opción (solo el 4% hace deporte con compañeros de estudio o trabajo).

En cuanto a las modalidades deportivas, triunfan el gimnasio y el running. En la ecuación y por orden de preferencia entran el fútbol, la natación, el pádel y el ciclismo. Aunque aquí hay diferencias entre hombres y mujeres. Por ejemplo, ellas tienen más preferencia por el gimnasio que ellos.

CÓMO HACER DEPORTE EN VERANO

Eso sí, para hacer deporte en verano tendrás que poner en marcha una serie de consejos. Por ejemplo, evitar salir durante las horas de mayor temperatura, de 12 y las 17 horas.  Lo ideal es que te calces las deportivas durante las primeras y últimas horas del día, cuando todavía no ha salido el sol o cuando ya ha caído.

La vestimenta es otro punto importante. Una holgada y transpirable te ayudará a mantenerte seco y evitar molestas rozaduras. Los calcetines y el calzado cobran especial relevancia.

Tampoco podremos olvidarnos de untarnos con el protector solar del factor adecuado para nuestra piel y de hidratarnos correctamente, pues los riesgos son mayores durante esta época del año. Proteger los ojos y la cabeza con unas gafas homologadas y una gorra o visera transpirable también es básico. Opta por modalidades que puedan realizarse indoor durante los días más calurosos como la natación, el gimnasio, etc.

En cualquier caso, dejar de hacer deporte durante el verano es una pésima idea, pues esto puede tener un impacto muy negativo sobre nuestro metabolismo. De hecho, recientes investigaciones apuntan a que aquellos adultos que dejan de ser activos de repente sufren una suerte de ‘trastorno metabólico’ que hace que sus niveles de azúcar se incrementen, que pierdan masa muscular, y que adquieran más grasa en determinadas zonas del cuerpo como el abdomen.

Fuente: https://www.cmdsport.com/fitness/  https://www.acierto.com/